Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica sobre los 'pinchazos' telefónicos

Un sistema para cuatro cuerpos policiales

Los Mossos y la Ertzaintza, además de policía y Guardia Civil, utilizan el Sitel

El Sistema Integral de Interceptación de Comunicaciones (Sitel), que se utiliza para las escuchas, plantea las siguientes cuestiones:

- Qué es el Sitel. Se trata de un avanzado sistema informático que permite grabar todo lo que se haga por teléfono. No sólo la conversación. También aporta datos de la identidad de los abonados al móvil, la del equipo que se utiliza, la localización geográfica de los interlocutores, los mensajes SMS, la información generada por la navegación a Internet... El sistema fue diseñado en 2001 por la empresa danesa ETI A/S, especializada en el desarrollo de sistemas de escuchas.

- Quién dispone del sistema en España. Además de la policía y la Guardia Civil, los Mossos d'Esquadra también lo utilizan, con un software incluso algo más avanzado, y la Ertzaintza lo tiene en proceso de instalación. Todos los cuerpos citados insisten en que Sitel es más seguro y garantista que el sistema anterior, mucho más pedestre.

- Cómo funciona. Los teléfonos pinchados son derivados a un ordenador central, que es propiamente Sitel. En realidad se trata de dos grandes sistemas. Uno lo opera el Cuerpo Nacional de Policía y se encuentra situado en el megacomplejo policial de Canillas, en Madrid, donde se concentran las unidades centrales del cuerpo y, especialmente, los servicios de Información y Policía Judicial, los que más lo utilizan. El de la Guardia Civil se encuentra en su céntrica sede de Guzmán el Bueno, en Madrid. Ese gran nodo u ordenador central, a su vez, deriva el teléfono interceptado hasta el ordenador del agente o la unidad encargada de la investigación. Ahí, en el despacho, es donde comienza la escucha a través del ordenador del funcionario. El sistema permite grabarlo todo, todo, sin discriminación, en el disco duro del ordenador.

- Cómo se actuaba antes. El proceso hasta la llegada de Sitel era prácticamente idéntico, sólo que las conversaciones se grababan en los viejos magnetófonos UER. Además, como el agente tenía que transcribir la conversación, aunque escuchaba todo su contenido sólo escribía lo sustancial. Y esto ha sido causa de muchos errores y anulaciones de actuaciones en juicios por dichos defectos. Ahora se remite un CD con todo lo hablado por ese teléfono.

- Quiénes intervienen. En el proceso de la escucha, el juez es imprescindible y la colaboración de la compañía telefónica fundamental. Las operadoras, de hecho, han tenido que adaptar sus sistemas para colaborar en los pinchazos pero también para cumplir con la obligación legal de guardar durante un año el tráfico de llamadas (los números a los que llama un usuario, pero no su contenido) de sus clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 2009