Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV y CC apoyan los Presupuestos pero critican con dureza su contenido

Los nacionalistas cuestionan la "errática política fiscal" y la "improvisación"

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer toneladas de oxígeno político en forma de rechazo en el Congreso a las enmiendas de totalidad a los Presupuestos para 2010. El oxígeno le da para un año más, aunque los dos partidos que se lo han proporcionado, PNV y Coalición Canaria, no renunciaran a incluir ayer en sus respectivas intervenciones duras críticas al Gobierno. Y el oxígeno viene también acompañado de un notable desgaste de la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, en su labor de defensa de sus primeras Cuentas del Estado.

"La gestión de la crisis por parte del señor Rodríguez Zapatero es difícil calificarla, pero digamos que no ha sido muy coherente", dijo Pedro Azpiazu, diputado del PNV, en la defensa de su voto favorable a los Presupuestos. Podía haber sido peor porque en el texto de su intervención distribuido por su Grupo se le atribuía la expresión "gestión caótica".

Salgado acusa a Rajoy de machismo por ningunearla en el debate

Sí mantuvo el diputado del PNV otras expresiones críticas como "errática política fiscal", "acción de Gobierno improvisada" y "Gobierno de quita y pon, tan de quita y pon que a veces quita y pone hasta en el mismo sitio". Azpiazu criticó apartados de los Presupuestos como los de Ciencia y Tecnología, los de Educación y los de Justicia, entre otros. Los nacionalistas vascos apoyan las Cuentas porque han pactado el llamado blindaje del Concierto, el pago adelantado de más de 400 millones por IVA a la Diputación de Álava y la agilización de las transferencias sobre las políticas activas. Tan ocasional es el apoyo del PNV como que sólo una hora después de dar su voto a las Cuentas, presentó en el registro una proposición de ley que se votará la próxima semana para que se supriman una vicepresidencia y dos ministerios. La iniciativa pone en aprietos políticos al Gobierno porque ya ha perdido dos votaciones sobre mociones similares del PNV en esta legislatura y, esta vez, se trata de una proposición de ley. Y el diputado de Coalición Canaria, José Luis Perestelo, habló de "proyecto manifiestamente mejorable". Este partido apoya las Cuentas a cambio de un plan de inversiones para las islas.

Ayer intervinieron también los diputados Carlos Salvador (UPN), Uxue Barkos (NaBai) y el portavoz del PSOE, José Antonio Alonso. El primero se abstuvo, porque, según admitió, necesitan a los socialistas para garantizar la estabilidad del Gobierno de Navarra; la segunda rechazó las Cuentas y el socialista aprovechó para criticar la falta de propuestas del líder del PP, Mariano Rajoy. "Está justificadísimo que afirmemos que el señor Rajoy no puede aspirar a gobernar España, porque no es capaz de gobernar su propio partido", dijo Alonso.

Tras el debate, Salgado acusó directamente de machismo a Rajoy por ningunearle la víspera en el hemiciclo: "Lo que sentí fue retroceder a este país en 50, 70 u 80 años. Los atavismos, entiendo que hay a quien le resulta difícil desprenderse de ellos. Pero, en fin, estas cosas pasan en la derecha".

Gaspar Llamazares (IU) denunció también "machismo político", pero los populares, satisfechos del resultado del primer cara a cara Salgado-Rajoy, justificaron la actuación de su líder.

"Las mujeres en ningún caso se pueden escudar en su condición de mujer cuando las cosas salen mal o cuando te dicen algo que no te gusta", dijo Soraya Sáenz de Santamaría. "Como se trata de un hombre y una mujer hay algunos que pueden intentar hacer ver aquello de un chico que pega a una chica, por decirlo de una manera muy sencilla", aseguró la secretaría general del PP, Dolores de Cospedal, para quien Rajoy estuvo "muy correcto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de octubre de 2009