Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Debate editará el caso que Larsson quiso investigar

Entre agosto de 1991 y febrero de 1992 un misterioso asesino en serie fue disparando en la plácida y cordial Estocolmo y en el área de Uppsala, cargado primero con un rifle con visión láser y después con una Smith & Wesson con silenciador. La única pista de la policía era que todas las víctimas (11 en total: 10 heridas muy graves, casi siempre en el rostro, y una fallecida) eran inmigrantes: griegos, somalíes, brasileños... Una demostración del inminente racismo que a principios de los años 90 sacudía Suecia. O sea, una historia con todos los ingredientes para que el entonces no tan conocido periodista Stieg Larsson le dedicara uno de sus hoy míticos trabajos de investigación.

No lo acabó haciendo entre otras cosas porque su colega y compatriota Gellert Tamas, de origen húngaro, se le adelantó con El hombre láser. Una historia sobre Suecia que publicó en 2002 y se convirtió en un best-seller, dando paso en 2005 incluso a una no menos exitosa serie de televisión. Ese libro es el que Debate ha adquirido en la Feria de Francfort para publicarlo en España en 2010.

La policía sueca acabó deteniendo a John Wolfang Alexander Ausonius, que tras hacer de taxista, tener suerte en Bolsa y convertirse en un notable adinerado, acabó perdiéndolo todo en el juego. Solución: atracar bancos mientras atacaba inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de octubre de 2009