Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El silencio de Mas alimenta las dudas de Convergència sobre los pagos de Millet

La Fundación Trias Fargas cita a los patronos para explicarles sus tratos con el Orfeó

"Todo este caso empieza a oler muy mal; no puede ser que el líder esté desaparecido y nadie dé explicaciones convincentes". Estas palabras de un dirigente de Convergència i Unió, que pide mantener el anonimato, reflejaban el estado de ánimo de ayer en la federación nacionalista tras evidenciarse que la fundación Trias Fargas, vinculada a CDC, se financió, según Hacienda, con dinero negro del Orfeó Català y a través de empresas vinculadas en la trama de Fèlix Millet. Varios diputados y dirigentes de la formación consultados por este diario coincidieron en que Artur Mas debe coger "el toro por los cuernos" y demostrar que todo el dinero que la Trias Fargas recibió del Orfeó -630.000 euros- tiene un origen completamente legal. La alternativa es devolverlo, dicen las mismas fuentes.

El PSC acusa a CDC de gastar en campañas el dinero del Palau

"No podemos permitirnos ni una sombra de duda en este caso, menos ahora que las encuestas nos son favorables", insistió un diputado de la formación que no entiende que la Fundación Trias Fargas no muestre los siete convenios firmados con el Orfeó entre 1999 y 2008 si éstos son completamente legales y reflejan un origen lícito del dinero recibido.

Si bien las fuentes consultadas mantienen su plena confianza en Artur Mas y esperan que el caso no empañe más la imagen de Convergència, las dudas se centran en la estrategia que ha adoptado la dirección nacionalista. Mas no ha hablado sobre el asunto y ha limitado totalmente sus apariciones públicas desde que el pasado miércoles surgieran las primeras informaciones sobre el desfase entre lo que CDC dice haber recibido del Orfeó y lo que reflejan las cuentas de la entidad que presidió Fèlix Millet. La incomodidad se ha acentuado por el silencio de la dirección en un fin de semana en que Mas se encontraba de puente. Ayer CDC se limitó a emitir un comunicado en el que reiteraba la "legalidad" del dinero recibido y cargaba contra EL PAÍS por el tono "malintencionado" de sus informaciones sobre el caso.

Está previsto que Mas reaparezca hoy, pero no en un acto público, sino en una reunión con sus diputados del Parlament. El último encuentro del grupo parlamentario ya se celebró bajo la alargada sombra del caso Millet, concretamente por los pagos no declarados del ex presidente del Palau al dirigente de CDC Àngel Colom para ayudarle a pagar las deudas del fallido Partit per la Independència. "La consigna de Mas fue entonces no darle muchas vueltas al asunto, pero el tema casi monopolizó la reunión", confiesa uno de los asistentes.

Los ánimos también están caldeados en el patronato de la Trias Fargas. Muchos de sus patronos nunca han tenido acceso a la totalidad de las cuentas. El hecho de que el secretario, Joaquim Ferrer, prometiera la semana pasada a hacer públicas las cuentas y después se retractara no ha hecho más que intranquilizar a los patronos. La dirección de la fundación los ha convocado a una reunión extraordinaria para explicarles las relaciones con Fèlix Millet. Será el martes día 20.

Todos los partidos siguieron exigiendo ayer claridad a CDC. El PSC llegó más lejos y su portavoz adjunto en el Parlament, Joan Ferran, aseguró que el dinero recibido por la Trias Fargas "tuvo uso electoral". La fundación sufragó varias campañas de apoyo a Xavier Trias en sus dos intentos para alcanzar la alcaldía de Barcelona. Joan Herrera, de Iniciativa, volvió a pedir a CDC que devuelva el dinero recibido del Orfeó. Más información en la página 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de octubre de 2009