Ahmadineyad: "Cortaremos las manos a quien ataque Irán"

"Ninguna potencia se atreverá nunca a pensar siquiera en lanzar un ataque contra la nación iraní", proclamó ayer el presidente Mahmud Ahmadineyad antes de asegurar que "Irán tiene hoy más experiencia y es más poderoso que nunca". "Las fuerzas armadas iraníes cortarán las manos a cualquier atacante antes de que pueda siquiera apretar el gatillo", afirmó en un discurso. Sus palabras, con motivo del desfile militar anual en conmemoración del inicio de la guerra con Irak en 1980, se vieron subrayadas por la noticia de que científicos iraníes han logrado fabricar una nueva generación de centrifugadoras para su programa nuclear.

"En la actualidad estamos probando cadenas de 10 centrifugadoras y ese número se irá aumentando de forma progresiva", declaró el responsable de la Agencia Iraní de la Energía Nuclear, Ali Akbar Salehí, citado por la agencia oficial Irna. Salehí no precisó cuándo tienen previsto introducir ese nuevo modelo, pero sí dijo que el nuevo tipo era más fuerte y seguro que los que están operativos. Occidente calcula el riesgo de proliferación de Irán en función del número de esos aparatos.

No parece que ese anuncio revista gran novedad. El Organismo Internacional de la Energía Atómica ya ha recogido en sus informes que, desde hace dos años, Irán está probando modelos avanzados de centrifugadoras, aunque no ha encontrado pruebas de que las esté utilizando en el enriquecimiento de uranio. De hecho, el último informe, el pasado 28 de agosto, recogía una reducción de actividad, probablemente por necesidades de mantenimiento. Sin embargo, el momento elegido para hacer la declaración (en vísperas de la intervención de Ahmadineyad ante la ONU y de una nueva reunión de su negociador nuclear con las grandes potencias) suena a desafío.

En el mismo contexto deben interpretarse las amenazas de "cortar la mano" a los eventuales agresores que pronunció el presidente. Esa expresión hecha suena mucho más dura cuando se traduce literalmente del persa. Del mismo modo, el avión militar que se estrelló durante la exhibición (y que causó siete muertos) rebaja el efecto que pretendían proyectar los misiles, carros de combate y las tropas que desfilaron ayer.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de septiembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50