Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zelaya regresa a Honduras y se refugia en la Embajada brasileña

El Gobierno de hecho de Micheletti dicta el toque de queda en todo el país

A 86 días de haber sido expulsado a punta de pistola de la presidencia de Honduras, Manuel Zelaya logró ayer de manera sorpresiva volver al país centroamericano. Refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, el mandatario depuesto afirmó que regresaba a su país a "iniciar un gran diálogo" para encontrar una salida a la crisis política que afecta a Honduras desde el golpe de Estado del 28 de junio. Además, Zelaya pidió, como "comandante general electo por el pueblo", que las Fuerzas Armadas hondureñas mantengan la cordura y eviten hechos de violencia.

El Gobierno de hecho de Roberto Micheletti reaccionó al inesperado regreso dictando el toque de queda en todo el país a partir de las cuatro de la tarde de ayer, hora local, hasta las siete de la mañana de hoy y pidiendo a Brasil que entregara a Zelaya para que fuera sometido a la justicia hondureña. Desde Washington, la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, instó a las partes enfrentadas a dialogar y a evitar que la crisis desemboque en violencia.

El presidente depuesto dice que vuelve para "dialogar" con todos

Brasilia espera "una solución pacífica y rápida" a la crisis hondureña

La del lunes fue una jornada de gran confusión en Tegucigalpa. La pregunta que todos se hacían es cómo había logrado Zelaya entrar en el país, tras dos intentos fallidos hechos desde la frontera con Nicaragua en julio pasado, y las amenazas del Gobierno de hecho de enjuiciarlo si aparecía por Honduras. Allan Fajardo, uno de los asesores del mandatario depuesto, dijo ayer en Managua que Zelaya llegó por tierra a Tegucigalpa, "desde un tercer país", que no quiso especificar, y atravesó "montañas y veredas". "La idea era romper la lógica de los sitios donde los estaban esperando", dijo Fajardo. El mismo Zelaya dijo horas más tarde que había viajado durante 15 horas y que había tenido que hacer "mil proezas para tratar de llegar a mi capital".

Las primeras informaciones sobre su paradero eran confusas. Tras el anuncio de la llegada de Zelaya a la capital hondureña -confirmada primero por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez-, se especuló sobre su ubicación. Las primeras informaciones afirmaban que Zelaya estaba refugiado en la sede de Naciones Unidas, pero la coordinadora de la ONU en Tegucigalpa, Rebeca Arias, negó esa información.

Mientras, el Gobierno de hecho de Roberto Micheletti afirmaba que Zelaya no estaba en suelo hondureño y que se encontraba en Nicaragua.

"Está en una suite de Managua", dijo Micheletti. Horas después se informó de que el mandatario depuesto estaba refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, información que fue confirmada por una funcionaria de esa sede diplomática a este diario.

Desde allí, Zelaya llamó a sus simpatizantes a salir a las calles, a la vez que pedía a las Fuerzas Armadas no intervenir en las manifestaciones y evitar brotes de violencia. "A partir de ahora nadie nos vuelve a sacar de aquí", enfatizó Zelaya ante miles de seguidores que habían acudido a manifestarle su apoyo ante la Embajada de Brasil.

Zelaya agradeció al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, el apoyo que le brindó en su regreso al país. El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, dijo desde Nueva York, que el presidente hondureño había llegado a Honduras por medios "propios y pacíficos", al tiempo que afirmó que Brasil desea encontrar "una solución pacífica y rápida a la situación actual de Zelaya".

Zelaya observó que llegaba a Honduras a iniciar un gran diálogo con todos los actores políticos del país para encontrar una salida a la crisis política. Sobre la posibilidad de que sea enjuiciado por el Gobierno de hecho, el mandatario depuesto afirmó: "No le tengo miedo a la justicia y responderé a cualquier proceso".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, se declaró dispuesto a viajar a Honduras lo antes posible y dijo que "las autoridades del Gobierno de facto deben hacerse responsables de la seguridad del presidente Zelaya y de la Embajada de Brasil". Además, Insulza hizo un "llamamiento a la calma a los actores involucrados en este proceso" para evitar que se produzcan incidentes violentos. La OEA también convocó una reunión urgente para revisar su estrategia sobre la crisis hondureña.

Cronología de la crisis

- 24 de marzo. Zelaya convoca para junio un referéndum sobre una reforma constitucional que permitiría su reelección.

- 20 de mayo. El presidente del Congreso, Roberto Micheletti, denuncia un plan para asesinarlo y acusa a Zelaya de pretender perpetuarse en el poder.

- 29 de mayo. Las elecciones son convocadas para el 29 de noviembre.

- 24 de junio. Cuatro días antes de que se celebre la consulta, Zelaya destituye al más alto jefe militar, Romeo Vásquez, por su negativa a instalar las urnas.

- 25 de junio. La Corte Suprema ordena la restitución de Vásquez.

- 28 de junio. Unos soldados detienen a Zelaya de madrugada en la casa presidencial y lo trasladan, en pijama, a Costa Rica. El Congreso designa a Micheletti como presidente interino.

- 30 de junio. La Asamblea General de la ONU pide a sus 192 miembros que sólo reconozcan al Gobierno de Zelaya.

- 1 de julio. La Organización de Estados Americanos (OEA) da al Gobierno de hecho 72 horas para restablecer la democracia, a lo que se niega y asegura que Zelaya será detenido si regresa al país.

- 4 de julio. La OEA suspende a Honduras, una sanción que influye en el otorgamiento de créditos internacionales.

- 5 de julio. El Gobierno de hecho impide el aterrizaje en el aeropuerto de Tegucigalpa de una aeronave en la que viajaba Zelaya. Un hombre muere de un tiro en los enfrentamientos entre el Ejército y seguidores de Zelaya.

- 7 de julio. Zelaya y Micheletti aceptan la mediación de Óscar Arias, presidente

de Costa Rica, en el conflicto.

- 8 de julio. Estados Unidos suspende temporalmente la ayuda no humanitaria.

- 20 de julio. La UE suspende la ayuda presupuestada a Honduras.

- 24 de julio. Zelaya llega a la frontera de Honduras y Nicaragua y permanece dos horas en zona neutral.

- 1 de agosto. El Gobierno de hecho levanta el toque de queda.

- 11 de agosto. España suspende un acuerdo militar con Honduras.

- 31 de agosto. Comienza la campaña electoral en Honduras.

- 3 de septiembre. Estados Unidos endurece las sanciones y bloquea con carácter permanente el envío de ayuda no humanitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 2009

Más información