Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de 20 años mata de un tiro en la cabeza a su pareja, embarazada

Los médicos salvan la vida al bebé y los Mossos detienen al presunto agresor

Nadia, una mujer de 22 años embarazada de nueve meses, murió ayer en Barcelona de un disparo en la cabeza efectuado, presuntamente, por su pareja. El hombre, Daniel D. T., de 20 años, a punto estuvo también de acabar con la vida del bebé. Pero la rápida intervención de los médicos, que practicaron una cesárea de emergencia al cadáver de la chica, permitió que la pequeña tuviera una oportunidad. La niña permanece ingresada en la UCI del hospital de Vall d'Hebron. El supuesto agresor fue detenido poco después de cometer el crimen por los Mossos d'Esquadra.

El suceso ocurrió pasadas las 2.30 horas en un bloque de edificios del popular barrio de la Guineueta, en Barcelona. La pareja -ambos, de nacionalidad espa-ñola- vivía en el piso de la madre de él desde hacía unos años. Por motivos que se desconocen, Daniel sacó una pistola y la usó contra Nadia. El cadáver de la mujer fue encontrado entre el ascensor y el pasillo de entrada al domicilio. La policía investiga si el disparo se realizó en ese lugar o si la mujer, malherida, intentó huir.

Los facultativos practicaron una cesárea de urgencia en el pasillo

La pareja estaba a solas en el piso, por lo que no hay testigos de los hechos, según la policía autonómica catalana. Los vecinos del bloque no escucharon ningún disparo. Se sospecha, pues, que el agresor pudo haber utilizado algún elemento silenciador. Javier Castillón, vecino del bloque, llegó a casa a las cuatro de la mañana y vio el cadáver y el dispositivo policial. "Me escoltaron hasta casa y me hicieron preguntas. Pero sólo les conocía de saludarlos".

Poco después de recibir una llamada de alerta, los Mossos se presentaron en el domicilio y arrestaron sin problemas a Daniel. El joven decidió no huir de la escena del crimen, o bien no tuvo tiempo de hacerlo, explicaron fuentes policiales.

Los equipos del Servicio de Emergencias Médicas (SEM) encontraron a la mujer inconsciente y con fuertes lesiones por el disparo en la cabeza. Intentaron reanimarla, pero Nadia había perdido mucha sangre y seguía sin reaccionar ni respirar. No había posibilidad de que se recuperara.

Los médicos, pues, se centraron en salvar lo que aún era posible salvar: la vida del bebé. A causa del avanzado estado de gestación de la joven -estaba embarazada de nueve meses- decidieron realizar de inmediato una cesárea postmortem. El SEM activó una unidad de apoyo avanzado pediátrico que se desplazó hasta la vivienda junto con dos equipos de especialistas. Las maniobras médicas permitieron que la pequeña superara el paro cardiorrespiratorio inicial y que su corazón empezara a latir. Cuando lograron estabilizarla, la trasladaron al hospital de la Vall d'Hebron.

Fuentes del centro médico informaron anoche de que el bebé seguía con vida, aunque su estado era grave al cierre de esta edición. Padece una hipoxia cerebral: la madre se quedó sin oxígeno y, por tanto, el bebé también.

Daniel D. T. está acusado de los presuntos delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas. Ayer permaneció en la comisaría central de los Mossos en Barcelona y en las próximas horas pasará a disposición judicial. El joven acumula diversos antecedentes por delitos de poca monta y en ningún caso por violencia doméstica. La policía autonómica está acabando de recopilar todos los datos, aunque por ahora descarta que hubiera una denuncia previa de la mujer o que sobre el joven pesara alguna orden de alejamiento.

Con la de ayer, son ya 35 las mujeres muertas por violencia de género a manos de sus parejas o ex parejas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de agosto de 2009