Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Una intervención pionera

El cirujano de las manos de oro

Cavadas prepara ahora su próximo reto, el primer implante de piernas del mundo

Pedro Cavadas se reconoce (y le reconocen) como competitivo. Con solo 43 años, fue el primer cirujano del mundo que hizo un trasplante de manos, y el primero de España en practicar un primer doble trasplante de brazos. La noche del martes, tras 15 horas de intervención, se convirtió en el autor del primer trasplante de cara de España. Llevaba más de un año preparándose, aunque el permiso le llegó en junio.

Cavadas aseguró ayer a la agencia Efe que el paciente podrá hacer vida "más o menos normal" en un plazo de "seis a ocho meses". El cirujano, "muy satisfecho" con la intervención, declaró que el éxito o el fracaso "es algo que el tiempo dirá". "Si sigue todo como está yendo hasta ahora, que es bien, ya podremos hablar de un éxito", añadió.

Al cirujano le irrita que se le relacione con la ciencia ficción. "Los trasplantes de cara poco tienen que ver con la identidad. Eso viene del cine. Tú eres tu pensamiento, tus emociones, no tu cara. Además, el trasplantado no se parecerá en nada al donante", aseguró recientemente a EL PAÍS. "El objetivo es mejorar su calidad de vida y darle unas facciones que no resulten ofensivas", añadió.

Estudió medicina en la Universidad de Valencia. Se especializó en cirugía plástica y reconstructiva en el Hospital La Fe. Creó su propio centro. Lo suyo es la cirugía reconstructiva. Nunca pensó dedicarse a la estética: "No me interesa la medicina de la banalidad, me interesa la gente con problemas reales que hacen que me tenga que exprimir", afirma.

Su primer gran desafío fue Alba Lucía, una mujer de 48 años que había perdido sus dos manos en una explosión durante una clase de Química en Colombia. Ella recibió en 2007 el primer trasplante de manos del mundo. En 2008, Diego Jiménez, de 28 años, que había perdido los dos brazos, fue el primer trasplantado de dos extremidades en España (el segundo del mundo).

En el campo de los reimplantes también ha realizado intervenciones mediáticas. Entre ellas, la de Fernando F., un murciano de 62 años con un solo brazo, el izquierdo. No le servía porque un ictus dejó su lado izquierdo paralizado. Cavadas se lo cambió de lado.

"Los cirujanos somos la peor especie de médicos, los más vanidosos, los más competitivos". Pero de eso, asegura, ya se ha curado. Iba para cirujano rico y ambicioso. Tenía tres Porsche. La muerte de un hermano y un viaje a Kenia cambiaron su perspectiva. Vendió los coches y creó la Fundación Cavadas. Ahora repara heridas de machetes, de disparos, a gente que no ha visto un médico en su vida.

Su próximo reto: el primer trasplante de piernas mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de agosto de 2009