Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación del 'caso Gürtel'

Barberá no desmiente regalos de El Bigotes

Afirma que "todos los políticos, desde el primero al último" reciben dávidas

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha pasado en 48 de horas de afirmar tajantemente que "jamás" en su vida ha recibido regalo alguno de Álvaro Pérez, El Bigotes, a manifestar que sólo hablará "en los tribunales". Un matiz sustancial. Barberá, ayer, no desmintió que el cabecilla de la trama corrupta del caso Gürtel en Valencia le hubiera comprado bolsos de la marca de lujo Louis Vuitton, a diferencia de lo que aseguraba en mayo cuando, preguntada por este periódico, dijo que "nunca" había obtenido presentes de Pérez.

En una larga comparecencia pública para responder a la publicación en EL PAÍS de una conversación grabada por la investigación de la trama en la que El Bigotes afirma que le compra bolsos, la alcaldesa echó balones fuera y arremetió contra el Gobierno, contra la "izquierda política, social y mediática" y contra aquellos que han "vinculado intencionadamente" su nombre al caso Gürtel. Pero no negó con claridad haber recibido regalos ni acusó a Álvaro Pérez de mentir.

"Hablaré en los tribunales", fue su respuesta a la pregunta de si aceptó presentes de El Bigotes. La alcaldesa, en cambio, volvió a insistir en que todos los cargos públicos reciben obsequios. "Todos los políticos de este país, desde el primero al último, reciben regalos y sospecho que los del presidente del Gobierno y ministros tienen que ser un poco más caros que los de la alcaldesa y los concejales", aseguró. Barberá ya justificó los regalos a políticos al comparar las anchoas que lleva a La Moncloa en sus visitas el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con los trajes que supuestamente ha aceptado el jefe del Gobierno valenciano, Francisco Camps, que éste niega.

La alcaldesa, arropada por buena parte de su equipo de gobierno, defendió que es una persona "íntegra" que no ha tenido "nunca" problemas con la justicia. A su juicio, no le corresponde a ella aclarar una supuesta relación con la trama corrupta. "Soy yo, en plenitud de mi inocencia y mis derechos, la que va a pedir explicaciones", repitió varias veces. Lo hará en los tribunales, donde dijo que emprenderá "acciones judiciales" por la información de este periódico, aunque no concretó contra quién. "No tengo nada que hablar con EL PAÍS, más que en los tribunales", replicó a este periódico.

El Comité de Redacción de este diario, que representa a sus periodistas, respaldó ayer el derecho de Barberá a emprender acciones judiciales pero mostró su sorpresa por que considere responsable de calumnias al periódico "y no a Álvaro Pérez, que ha sido quién declaraba que le regalaba bolsos". Sobre la reiterada referencia del PP a la vulneración del secreto del sumario, el comité recuerda "que es doctrina constitucionalmente consolidada que la libertad de información ocupa una posición prevalente dentro del conjunto de derechos y libertades que defiende la Constitución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de julio de 2009