Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración financiera

Dos bloques de cajas catalanas avanzan hacia su integración

Las tres entidades de fundación pública desean cerrar el plan de unión en julio

Las cajas catalanas están enfrascadas en negociaciones multilaterales, aún abiertas, para reagruparse en dos grandes grupos al margen de La Caixa: uno, formado por las tres entidades de fundación pública (Caixa Catalunya, Girona y Tarragona) y otro polo de la Cataluña central, que reuniría a Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu, que Manresa ve con buenos ojos pero al que pone condiciones. Fuentes del sector barajan que, más adelante, en una segunda fase y tras acometer primero su propia reestructuración, se sume a este polo Caixa Penedès, la tercera caja catalana por tamaño y que sólo desea entrar en quinielas si lidera el proceso.

La Generalitat ha alentado los contactos entre entidades con el fin de tener una propuesta de nuevo mapa financiero en Cataluña, hoy de 10 cajas, de forma anticipada, antes de que el Banco de España tenga que apresurarse a socorrer a alguna entidad, dado que, en ese caso, el Ejecutivo autónomo no tendría capacidad de veto sobre los movimientos del sector.

Montilla quiere que las cajas se anticipen a ajustes impuestos sumando fuerzas

Las negociaciones entre las tres cajas de fundación pública siguen su curso y fuentes conocedoras del proceso esperan un acuerdo entre el 15 y el 31 de julio, pese a las reticencias del primer partido de la oposición en Cataluña, CiU. La federación nacionalista presidía en el pasado y había nombrado por tanto al actual presidente, Arcadi Calzada. Ahora, con la diputación gobernada por el PSC y Esquerra Republicana, la entidad gerundense aprobará el martes el relevo de Calzada, lo que limará dificultades en el proceso. Entre los candidatos que se barajan figuran Manel Serra y Pere Cornella.

La Diputación de Barcelona está gobernada por los socialistas y la de Tarragona, por CiU. En la federación hay voces que critican la presidencia del ex vicepresidente socialista Narcís Serra para dar su apoyo, pero otros sectores de esta formación priorizan criterios como "la solvencia, la eficiencia, el proyecto y la masa crítica. Si el proyecto es bueno, no tenemos por qué ponernos de espaldas", según expuso ayer un diputado.

Los integrantes del otro gran polo de cajas no están del todo delimitados. Es cierto que existen conversaciones entre Caixa Sabadell (12.381 millones en activos, según datos de 2008), Terrassa (11.835) y la más pequeña de Cataluña, Manlleu (2.630), y que, aunque no hay un proyecto cerrado, están avanzadas y cuentan con el visto bueno del Gobierno catalán y del Banco de España, según publicó ayer La Vanguardia. Todas confirmaron oficialmente la existencia de contactos, sin precisar con quién y sin descartar distintas posibilidades de "colaboración, como habían hecho días atrás". Caixa Manresa, la deseada porque es la más saneada, se hace de rogar y plantea condiciones. El sector ve con buenos ojos su suma a este polo, que crearía la tercera caja de Cataluña y la octava de España. La entidad, con 6.595 millones en activos, destacó ayer que "ha mantenido una buena gestión que le permite mantener el índice de morosidad (1,82% en 2008) más bajo de Cataluña y uno de los más bajos de España". Respecto a su encaje en ese polo, dijo: "No es la primera fusión en la que se nos incluye, ni probablemente será la última". También advirtió de que "un proceso de fusión no debe basarse sólo en tomar dimensión, el resultado no sería un proyecto empresarial sólido".

De salir adelante estas alianzas, quedaría descolgada Caixa Laietana, una entidad con 9.435 millones en activos (datos del primer trimestre de 2009) y una tasa de morosidad del 4,78%. El sector da por descontado que Laietana será absorbida por otra, aunque ésta lo niega. Y ésa podría ser la plataforma de entrada de cajas de fuera. La rumorología mete en el saco desde Ibercaja hasta Unicaja, pasando por Sa Nostra. La Caixa no quiere oír hablar de hacerse cargo de ninguna catalana. Menos reticente es a absorber a una entidad de fuera de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de junio de 2009