Rusia se declara dispuesta a reducir su arsenal atómico

Medvédev pide a EE UU que disipe su temor por el escudo nuclear

Rusia está dispuesta a una drástica reducción de su arsenal estratégico nuclear si EE UU disipa la preocupación de Moscú sobre el sistema de defensa antimisiles, según dijo el presidente Dmitri Medvédev ayer en Amsterdam. El líder ruso hizo estas declaraciones con el telón de fondo de las negociaciones bilaterales en marcha actualmente para un nuevo tratado de reducción de armamentos estratégicos, destinado a sustituir al START 1, un documento de 1991 que expira el 5 de diciembre. La posición rusa fue recogida en un comunicado difundido por separado en la página oficial del presidente.

El presidente de EE UU, Barack Obama, visitará Moscú del 6 al 8 de julio y es previsible que su visita sirva para relanzar el proceso de desarme que acompasó el fin de la guerra fría, tras la erosión de las relaciones durante el mandato de George Bush.

"Estamos a favor de una reducción real y verificable", manifestó Medvédev, y señaló su disposición "a reducir varias veces" los misiles estratégicos rusos "en comparación con el START 1", un acuerdo que preveía un máximo de 6.000 cabezas y 1.600 misiles por cada parte. Refiriéndose a las cabezas nucleares, Medvédev dijo que su cantidad debe ser inferior al nivel mínimo establecido por el Acuerdo de Moscú de 2002. En aquel documento, Rusia y EE UU acordaron reducir hasta un máximo de 1.700-2.200 cabezas para 2012.

Amenaza iraní

Moscú se ha opuesto al plan norteamericano de desplegar un escudo nuclear con elementos en la República Checa y Polonia. La revisión emprendida por la Administración de Obama de la política de Bush hace concebir esperanzas en Moscú. El vicesecretario de Defensa norteamericano, William Lynn, dijo esta semana que "no se han tomado decisiones finales sobre la defensa de misiles en Europa", y señaló que EE UU estudia la posibilidad de una cooperación con Rusia para hacer frente a una eventual amenaza de misiles balísticos iraníes.

"Tendremos que resolver serios problemas. No podemos estar de acuerdo con los planes norteamericanos de crear un sistema de defensa antimisiles global", dijo Medvédev, y añadió: "Quisiera subrayar que la reducción que proponemos es posible sólo en el caso de que EE UU disipe las preocupaciones rusas". El presidente ruso no especificó en qué forma podrían ser disipadas esas preocupaciones. En el pasado, Rusia propuso a EE UU la creación de un sistema antimisiles conjunto y ofreció el uso de radares en su territorio meridional y en Azerbaiyán. Estas ofertas podrían seguir sobre la mesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de junio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50