Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rus no retira sus insultos contra algunos profesores de valenciano

El presidente desliza una velada amenaza contra los consistorios que lo reprueben

El presidente de la Diputación de Valencia, el popular Alfonso Rus, no tiene de qué retractarse. El dirigente provincial profirió el pasado 25 de abril en un mitin del PP en Xàtiva insultos y amenazas contra los profesores de valenciano "que dicen aleshores y gairebé" y que "pretenden ponernos con la cabeza boca abajo". Aludía así al director de instituto expedientado por permitir que se colgara en el centro, boca abajo, una foto del consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, en protesta por la política educativa del Consell.

Rus les llamó en el mitin "gilipollas" y añadió que había que "rematarlos". Ayer, durante el debate en el pleno de la Diputación, donde los socialistas le exigieron que pidiera disculpas a todo el colectivo, Rus dijo que sus declaraciones se habían tergiversado y aseguró que sus invectivas no iban contra todos los profesores sino que se refería a "tres de ellos", que alentaron en una protesta ante el Palau de la Generalitat descalificaciones contra el presidente al grito de "Camps, c..., asómate al balcón". "Mantengo mis palabras para esas tres personas", subrayó ayer en el pleno. No pudo evitar, sin embargo, aclarar -por su gravedad-, que cuando habló de "rematarlos" se refería a "políticamente". Rus pidió disculpas "si alguno del colectivo se había sentido ofendido".

El socialista Rubio dice que la amenaza de Rus no es propia de un presidente

De poco sirvió que el portavoz socialista, Rafael Rubio, le recordara que en el mitin no hiciera distingos y generalizase los insultos a todo el colectivo de profesores de valenciano. "Ni tan siquiera sabe si esos tres que usted dice son docentes o no", le reprochó Rubio.

Rus, en sus trece, replicó que si conociera a esas personas ahora "estarían en el juzgado". Y en su descargo sacó a relucir el episodio protagonizado hace unos días en las Cortes por Mònica Oltra, portavoz de Compromís. Oltra echó en cara al PP que sus antepasados políticos "torturaban en comisarías y hacían juicios sumarísimos por razones políticas".

Por si fuera poco, Rus deslizó en su intervención una velada amenaza contra los Ayuntamientos que le reprueben o lo declaren persona non grata a raíz de los insultos tras haber dado explicaciones. "Los esperaré para que me lo digan a la cara", retó.

El portavoz socialista alzó la cabeza sorprendido y cuando le tocó el turno de réplica, le pidió explicaciones. "Me preocupa lo que ha dicho, señor Rus. ¿Es una amenaza contra esos Ayuntamientos?", preguntó Rubio.

"Yo no amenazo nunca a nadie. Me pregunto que si algún [consistorio] pide mi dimisión con qué cara viene luego a decirme aquí [a la Diputación, que gestiona inversiones en los municipios de la provincia] que soy el niño Jesús. Yo le digo lo que me pasaría a mí", dijo Rus.

La mayoría del PP en la Diputación -18 votos- tumbó la moción de los socialistas. El diputado de EU, Jesús León, se abstuvo, a pesar de que pidió al presidente que rectificase. El sindicato de enseñanza STEPV denunció ante la fiscalía las amenazas de Rus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de junio de 2009