Asturias y Cataluña se interesan por la regulación andaluza de la muerte digna

El proyecto de ley de muerte digna que hace una semana aprobó el Gobierno andaluz ha generado el interés de otras comunidades, que han solicitado a la Junta de Andalucía una copia del texto para valorarlo en detalle. Es el caso de Asturias y Cataluña, que los pidieron a las pocas horas de aprobarse. Las conclusiones son opuestas: el Gobierno asturiano apunta su deseo de avanzar "en la misma línea" que el andaluz, mientras que el catalán asegura que no se lo plantea.

Tras leer el texto, el consejero de Salud de Asturias, Ramón Quirós (PSOE), lo definió como "muy positivo y necesario": "Profundiza en la línea de dotar de más autonomía al paciente y de mucha más estabilidad jurídica a los profesionales. Casos como el de Leganés, nunca más", dijo. El Gobierno asturiano, añadió, ha dado pasos en esa dirección (como el decreto de voluntades vitales anticipadas o un plan de cuidados paliativos) y la intención sería "plantear" una norma similar a la andaluza. Pero Quirós advirtió de que las dos comunidades están en "momentos legislativos muy distintos": "Andalucía ya contemplaba la ley en el Estatuto. Asturias está más atrás, pero se acabará avanzando en ese sentido".

Más información
Los médicos andaluces piden regular la objeción en la ley de muerte digna

La idea de su Gobierno es recoger un capítulo "de derechos y obligaciones" de pacientes y médicos en la Ley del Servicio de Salud, prevista para esta legislatura. De todas formas, Quirós cree que "lo más sensato" sería que fuera el Gobierno central el que hiciera una norma para todas las comunidades. El consejero asturiano no comparte la "falta de demanda social" que alegó la actual ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, para renunciar al desarrollo de la ley de muerte digna que había anunciado su predecesor, Bernat Soria. "Hay una demanda social clara, nosotros lo hemos notado al poner en marcha las voluntades anticipadas. En cuestiones como éstas son en las que la ciudadanía acaba imponiéndose".

El Departamento de Salud de Cataluña, por su parte, que también ha solicitado a Andalucía el texto de la ley, informó esta semana de que no tiene previsto un proyecto similar, informa Ana Pantaleoni. "En Cataluña existe un contexto social y sanitario diferente, no han surgido las controversias de otras comunidades. No nos plateamos una ley", aseguró Josep Maria Busquets, responsable de bioética del Departamento de Salud. "Además, hace muchos años que nuestros profesionales realizan los cuidados paliativos y que tienen integrada esta práctica".

Busquets recordó que tanto el comité de bioética como el plan sociosanitario realizan recomendaciones sobre el acompañamiento en el final de la vida. "No obstante, todo es mejorable a través de las recomendaciones y la formación de profesionales", añadió. Cataluña aprobó en 2000 el documento de voluntades anticipadas. Un total de 27.000 catalanes ya han decidido cómo quieren morir.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS