Camio admite "errores" en el 'caso Balenciaga', pero niega cualquier delito

El abogado del ex alcalde de Getaria pide el archivo por falta de "base penal"

El ex alcalde peneuvista de Getaria Mariano Camio admitió ayer que pudo cometer "errores" en la gestión de la construcción del museo Balenciaga cuando fue vicepresidente de la Fundación Balenciaga y gerente de la Sociedad pública Berroeta Aldamar, pero negó haber incurrido en cualquier tipo de delito.

Tras la declaración, el lunes, del arquitecto cubano Rolando Paciel, Camio compareció ayer ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Azpeitia como principal imputado en el caso Balenciaga. El interrogatorio de la fiscal y de su abogado duró más de seis horas. El acusado no quiso contestar las preguntas de los dos letrados de la acusación particular, al considerar que la Fundación Balenciaga y Berroeta Aldamar se han portado "injustamente" con él.

"Hay conclusiones precipitadas; no es correcto el trabajo de la Ertzaintza"

Más información

Al término de su declaración, Camio negó ante los periodistas las acusaciones que le ha formulado la Fiscalía de Guipúzcoa: un delito continuado de administración desleal, delito societario, apropiación indebida, falsedad en documento mercantil y malversación de caudales públicos. "Yo siempre he dicho que tengo la conciencia muy tranquila y que este calvario es totalmente injusto", manifestó, al tiempo que indicaba que la causa "no debería" llegar a juicio.

Su abogado, Alfonso Trallero, insistió en lo mismo. "No digo que no hayan podido producirse algunos errores, pero no tienen base penal", por lo que el caso "debería archivarse". En su opinión, "se han sacado una serie de conclusiones muy precipitadas", debido a que el trabajo investigador de la Ertzaintza "no es correcto".

¿Qué errores cometió Camio? Según Trallero, el imputado "creyó que el proyecto iba a ser más apoyado económicamente por los patronos de la Fundación Balenciaga y las instituciones de lo que fue realmente. Contó con fondos que le habían dicho que iban a llegar, y no llegaron o llegaron más tarde". El presupuesto del museo pasó de los 6 millones de euros iniciales a 20, un incremento que las acusaciones achacan a la mala gestión de Camio.

En cuanto a los seis pañuelos de la colección de Cristóbal Balenciaga, perteneciente al Gobierno vasco, que presuntamente regaló a cuatro concejales del PNV de Getaria "para compensarles por una dura legislatura municipal", como recoge la querella de la Fiscalía, el imputado insistió en que dichas prendas se las dio Ramón Esparza, el secretario particular del modisto. Negó además que los viajes que hizo a EE UU junto al tercer imputado, el también arquitecto cubano Julián Argilagos, fueran para su disfrute personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50