Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao se queda sin la fuente de neutrones

España negocia un acuerdo para conseguir instalaciones científicas relacionadas

La Fuente Europea de Neutrones por Espalación (ESS en sus siglas en inglés) no se ubicará en Bilbao, sino en Lund (Suecia). El Ministerio de Ciencia e Innovación anunció ayer que negocia con Suecia "diseñar un proyecto único entre los dos países", en el cual la capital vizcaína contaría con instalaciones de fabricación e I+D, pero no con el acelerador de neutrones, la principal infraestructura, que se construiría en la ciudad escandinava. Esta propuesta llega después de que el jueves pasado, el Consejo de Ministros de Competitividad de la UE celebrase en Bruselas una reunión en que la principal candidatura rival recibió un respaldo mayoritario frente a la de Vizcaya. La tercera ubicación en liza, Debrecen (Hungría), se consideraba fuera de la carrera desde hace tiempo.

Nueve ministros europeos votaron por Suecia y sólo uno por España

El Consejo de Ministros de Innovación se inclina por Suecia

El pronunciamiento de este órgano comunitario que reúne a la ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y a sus homólogos europeos no es vinculante, ya que la decisión definitiva corresponde a los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros, pero varias fuentes próximas a la candidatura bilbaína reconocían ya a primera hora de ayer que las posibilidades de hacerse con toda la infraestructura se habían desplomado.

La decisión definitiva, según estas mismas fuentes, es "inminente" y puede producirse antes del Consejo Europeo del día 18 de este mes, ya que concluye la presidencia checa de la UE y se suceden en el puesto Suecia, España y Hungría, los países que compiten por la instalación. El miércoles está prevista una nueva reunión sobre el proyecto, a la acudirá Juan Tomás Hernani, secretario general de Innovación del ministerio y presidente de la comisión delegada del ESS Bilbao. En ella, el Gobierno espera cerrar el acuerdo con Suecia.

La candidatura bilbaína rehusó ayer hacer una valoración de la reunión del jueves "hasta que el ministerio se pronuncie" oficialmente. El Nodo de Actuaciones Innovadoras para el Desarrollo regional, uno de sus principales socios, sí que se hizo eco de la noticia en una nota en su web. "Es un gran jarro de agua fría para todos los que creíamos que este era un gran proyecto y una iniciativa transformadora para nuestro sistema científico y nuestro modelo productivo".

El sitio en Internet de la candidatura sueca celebraba ayer su victoria en la reunión y reproducía las siguientes palabras de su director, Colin Carlile: "La clara mayoría para Suecia [en el Consejo] quiere decir que la localización de la ESS está ya decidida. Damos las gracias de corazón a nuestros compañeros y competidores, España y Hungría". "Ahora debemos trabajar todos juntos para construir la nueva generación de fuentes de neutrones".

Suecia fue apoyada, según continúa esa nota, por los países escandinavos, Alemania, Francia, Polonia, Dinamarca, Noruega, Estonia, Letonia, Italia y Suiza. Solo uno, Portugal, votó por España. La razón que inclinó a esa mayoría del Consejo hacia la candidatura de Lund es la mayor credibilidad de Suecia en temas de innovación, según las fuentes consultadas. La inversión en I+D de España equivale al 1,27% del PIB (1,65% en Euskadi), mientras que Suecia, con un 3,64%, triplica este índice.

Parece que ha pesado más este factor que las dos fortalezas que Garmendia destacó hace seis meses, al término de otro Consejo de Ministros de Competitividad. La ministra señaló que España posee el 2,5% de la producción científica mundial en neutrones y los escandinavos menos de un 1%; y por otro lado, que España está en el euro, lo que "garantiza el compromiso financiero".

Lund, con 100.000 habitantes y situada mucho más cerca de Copenhague (Dinamarca) que de Estocolmo, es conocida como "la Ciudad de las Ideas", gracias al prestigio de su universidad y a la pujanza de su polo tecnológico, donde tienen su sede empresas como Sony Ericsson o Astra Zeneca.

La ESS es un acelerador de partículas que sirve para estudiar la estructura de la materia con enorme precisión. Su coste se estima en 1.300 millones de euros, pero se prevé que atraiga a miles de científicos al año cuando esté concluido, en 2019. Esto explica el denuedo con el que compite España por hacerse con la infraestructura (o parte, al menos). Garmendia, según algunas fuentes, llegó a ofrecer el jueves que España asumiría el 100% del coste de la construcción de la gran instalación científica.

Hitos en el camino

- Mayo de 2oo2. Dieciocho instituciones de 11 países europeos relanzan, en una cumbre en Bonn, el proyecto para construir una fuente europea de neutrones (ESS).

- Octubre de 2006. Expertos de la UE evalúan el proyecto de ESS en Bilbao.

- Enero de 2007. El Ministerio de Eduación y Ciencia y el Gobierno vasco constituyen el consejo Rector de la candidatura ESS Bilbao.

- Diciembre de 2007. Vizcaya y Hungría deciden hacer lobby frente a las otras candidatas: Lund y York.

- Junio de 2008. Bilbao aprueba el examen de los expertos europeos para ser sede de la EES.

- Octubre de 2008. Firma de un acuerdo de colaboración con la fuente de neutrones de EE UU.

. Marzo de 2008. ESS Bilbao reúne a 165 expertos internacionales en el BEC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 2009

Más información