Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU maniobra para evitar el regreso de Cuba a la OEA

Washington no ve gestos de apertura en La Habana

El Gobierno y el Congreso de Estados Unidos se han movilizado para impedir que el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, pueda cumplir, con el apoyo de un grupo de países encabezados por Venezuela, su propósito de reintegrar a Cuba a esa organización en la próxima asamblea.

Tanto la secretaria de Estado, Hillary Clinton, como los más activos miembros del Congreso en esta materia han hecho en los últimos días declaraciones advirtiendo de que se opondrán a esta iniciativa. Algunos han amenazado incluso con suspender el pago de la contribución norteamericana a la OEA si ésta actúa sin el acuerdo de Washington.

Aunque la Administración de Barack Obama ha realizado gestos de aproximación a Cuba desde el primer día y el propio presidente ha declarado su deseo de normalizar las relaciones con ese país, ni el Gobierno ni el Congreso creen que el régimen de Raúl Castro haya respondido hasta el momento de forma suficientemente positiva como para premiarle con su reingreso a la OEA.

Algunos congresistas amenazan con bloquear la cuota estadounidense

Esta posibilidad quedó de manifiesto en una entrevista de Insulza publicada en EL PAÍS el 11 de mayo en la que abogaba por la eliminación de la cláusula por la que Cuba fue excluida de la OEA en 1962. Ese paso permitiría, aunque no de forma automática, la reincorporación de la isla. Algunos miembros de la OEA, entre ellos el anfitrión de la próxima asamblea, Honduras, han elaborado varios borradores de propuestas para anular esa cláusula.

La posición manifestada por Insulza y el apoyo de diversos Gobiernos encendieron las alarmas en Washington, donde el Ejecutivo no quiere verse en la situación de tener que votar en contra de una resolución de ese tipo en la reunión de ministros americanos del 2 y el 3 de junio en San Pedro de Sula (Honduras).

En una comparecencia ante el comité de Relaciones Exteriores del Senado, Hillary Clinton advirtió el miércoles que su Gobierno no permitiría la readmisión de Cuba en la OEA hasta que ese país no cumpla con las exigencias democráticas que las normas de esa organización establecen.

"Si Cuba no desea atenerse a los mandatos [de la Carta Democrática], no veo cómo podría ser entonces parte de la OEA, y yo ciertamente no voy a apoyar de ninguna manera un intento de esa naturaleza para admitirla", manifestó Clinton.

Uno de los senadores más influyentes, el republicano Richard Lugar, que siempre ha favorecido una política de diálogo con La Habana, advirtió la semana pasada que "sería un gran error eliminar la resolución de 1962 que suspende la participación de Cuba" porque ello provocaría "serias dudas sobre el compromiso de la organización en la defensa de la democracia". También en el Senado, el demócrata Bob Menéndez ha presentado un proyecto de resolución por el que, en caso de consumarse la reincorporación de Cuba, EE UU suspendería la aportación de fondos, que representan algo más del 60% del presupuesto de la organización.

"No voy a gastar el dinero de los contribuyentes en una organización que quiere reintegrar a Cuba, que es una dictadura", considera Menéndez, de origen cubano. Una resolución similar ha sido introducida en la Cámara de Representantes por el republicano Connie Mack.

La Administración prefiere no recurrir a amenazas contra la OEA y confía en que la iniciativa sobre Cuba sea retirada y relegada hasta mejor oportunidad. José Miguel Insulza insistía este fin de semana en The New York Times en que la eliminación de la cláusula de suspensión no supone inmediatamente la aceptación de Cuba como un miembro más de pleno derecho. Para Insulza, en esta batalla hay además un interés personal, puesto que sus posibilidades de ser reelegido el próximo año al frente de la OEA pueden, en gran medida, depender del manejo que haga de esta situación. En su entrevista en EL PAÍS, Insulza afirmaba que no creía concebible una nueva Cumbre de las Américas sin la participación de Cuba.

Para que el pronóstico de Insulza se cumpla será necesario que la aproximación entre EE UU y Cuba alcance un ritmo mucho mayor del que tiene desde la cumbre de Trinidad y Tobago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 2009