Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fundación del PSOE pide cerrar todas las nucleares

Caldera apuesta por un futuro sólo con renovables - Pero Industria dice que la evolución de la energía verde es un riesgo

La diferencia de criterios dentro del PSOE y el Gobierno por la política energética salió ayer a la luz pública con un informe de la Fundación Ideas que pide cerrar todas las nucleares cuando cumplan 40 años -comenzando inmediatamente por Garoña y terminando en 2028 con Trillo-. El texto considera que en 2050 España puede abastecerse únicamente con energías renovables y fue presentado por el ex ministro Jesús Caldera, responsable del programa electoral del PSOE. El informe choca con algunos de los postulados del Gobierno, especialmente con los del Ministerio de Industria, que considera que la evolución de las renovables podría poner en riesgo el sistema a corto plazo.

El estudio Un nuevo modelo energético para España pide el cierre nuclear cuando las centrales cumplan 40 años siempre que su clausura no suponga un riesgo de apagón.

Sobre la nuclear de Garoña, afirma que "el Gobierno puede proceder a no renovar su licencia de explotación por su antigüedad, sus problemas potenciales de seguridad y por ser perfectamente sustituible por fuentes de energía renovable". La fundación de Caldera considera que la central, cuya licencia caduca en julio, sufre "problemas de seguridad".

Caldera siempre estuvo en contra de la energía nuclear y el documento destaca como pegas de las nucleares "la escasez de uranio a medio plazo, el problema del almacenamiento de los residuos a miles de años vista, las cuestiones de seguridad y proliferación nuclear" y "el enorme coste de construcción de las centrales de hasta 7.000 millones de euros, que requiere que el Estado" ayude en la "gigantesca inversión necesaria". Sin embargo, en el Gobierno y el PSOE no todos comparten la visión de Caldera y de los más ecologistas del partido. Mientras históricos dirigentes -Felipe González, Luis Atienza o Javier Gómez Navarro- defienden el papel de la nuclear, otros lo critican abiertamente. El responsable del área de Medio Ambiente del PSOE, Hugo Morán, explicó que el informe de la fundación "pretende servir de guía para el Gobierno" e insistió en que hay capacidad de sobra para sustituir la electricidad que produce Garoña.

El documento señala que estamos "ante el comienzo de una nueva revolución industrial protagonizada por las energías renovables". En la redacción del texto han colaborado expertos como Jeremy Rifkin, Arjun Makhijani, Marcel Coderch o Valeriano Ruiz. Y asegura que con una inversión de medio billón de euros, España podría estar en 2050 "libre de CO2 y libre de energía nuclear". Caldera afirmó que la apuesta por la energía verde podría suponer la creación de hasta 1,18 millones de puestos de trabajo.

La presentación del informe llegó el mismo día en que la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) y Greenpeace presentaron un proyecto de ley de renovables para conseguir en 2020 un 30% de la energía de origen renovable y en 2050 un 80%. La presentación estuvo jalonada de críticas al Gobierno por introducir en el decreto ley sobre el bono social de la tarifa un recorte a las renovables. La norma trata de evitar una burbuja termosolar como hubo una fotovoltaica e impone a los promotores condiciones para entrar en el registro de las renovables. Los pequeños productores las consideran muy duras y sostienen que los requisitos benefician a las eléctricas.

El decreto ley, que hoy debe ratificar el Congreso con apoyo del PSOE, justifica el recorte en que la evolución de las renovables "podría poner en riesgo, en el corto plazo, la sostenibilidad del sistema, tanto desde el punto de vista económico por su impacto en la tarifa eléctrica, como desde el punto de vista técnico". El presidente de APPA, José María Vélez, calificó de "absurda" la política de Industria "dirigida por alguna mano negra que no quiere que avancen las renovables para que funcionen" las centrales de gas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de mayo de 2009