Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley de financiación de TVE limitará su acceso a contenidos de deporte y cine

La nueva ley de financiación de RTVE, que prevé suprimir totalmente la publicidad en la televisión estatal el próximo mes de septiembre, impondrá severas limitaciones a TVE a la hora de acceder a los contenidos audiovisuales relacionados con el deporte y el cine. Estas restricciones contemplan acotar los gastos para la adquisición de derechos deportivos de especial valor televisivo (como, por ejemplo, el fútbol de la Liga nacional o de la Liga de Campeones). Así, sólo se podrá destinar, como máximo, un 10% del presupuesto para la compra de acontecimientos deportivos de primera línea, según los planes del Gobierno.

También se quiere limitar la emisión de películas procedentes de los grandes estudios de Hollywood, de manera que TVE no pueda difundir en horario estelar más de 80 películas de estreno al año en el conjunto de sus canales.

El Gobierno aspira a que la publicidad desparezca de TVE en septiembre

La televisión pública tendrá también limitaciones adicionales respecto a las privadas en cuanto a la subtitulación de programas y la emisión de contenidos infantiles para el público comprendido entre 4 y 11 años.

Todas estas restricciones estarán incluidas en la nueva ley de financiación de la televisión pública de titularidad estatal que el Consejo de Ministros podría aprobar en su reunión del próximo viernes. El Gobierno aspira a que la nueva norma, una vez se haya pronunciado el Consejo de Estado, entre en el Parlamento para su debate a lo largo de este mes de mayo. Su contenido fue ayer avanzado por la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, al Consejo de Administración, por un lado, y a los sindicatos de RTVE, por otro. Para hoy tiene concertada una reunión con las televisiones privadas y con los operadores de telecomunicaciones.

No en vano, ambos sectores están llamados a ser dos importantes fuentes de financiación de RTVE. La desaparición de la publicidad de la televisión estatal obliga a poner en marcha mecanismos alternativa para la captación de recursos que garanticen su viabilidad y sus cuotas de audiencia. La corporación contará con un presupuesto de 1.200 millones de euros (100 más que este año), de los cuales el Estado oportará unos 550 como contrapartida por el servicio público que presta. Para compensar la pérdida de ingresos procedentes de los anuncios, se aplicará a las televisiones privadas una tasa (el 3% de sus ingresos anuales), mientras que las operadoras de telecomunicaciones que ofrezcan servicios de comunicación audiovisual (Telefónica, Orange, Vodafone, Ono) aportarán el 0,9% .

Con estas partidas se calcula que las cadenas comerciales destinarán a TVE unos 140 millones de euros y las telecos, alrededor de 290. Paralelamente, ambos sectores se beneficiarán del fin de la publicidad de TVE, que este año prevé captar casi 480 millones de euros. Para completar el presupuesto, RTVE recibirá una parte (cerca de 240 millones ) por el canon que tendrán que pagar los operadores de radio, televisión o telefonía por la utilización del espacio radioléctrico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 2009