Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

El retraso en los análisis desespera a las familias de posibles afectados

Sólo se ha confirmado el contagio de dos de los casos del hospital Carlos III

"Es indignante que esos análisis no hayan llegado todavía. ¿No se suponía que tardan 48 horas?" El padre de uno de los chicos ingresados en el hospital Carlos III de Madrid no podía entender ayer cómo, tras cuatro días, su hijo seguía completamente aislado en una habitación de la sexta planta. "Lo trajeron el lunes, van pasando los días y empieza a estar preocupado", añadía su madre. Había muchos nervios en los pasillos del Carlos III, el centro en el que están ingresados los 17 casos sospechosos de contagio de la Comunidad de Madrid. A mediodía todavía no se conocía ningún resultado de las pruebas que confirman o descartan el virus.

La tía de otro chico de 25 años, que también ingresó el lunes, contaba que su sobrino había llevado bien el aislamiento hasta ayer. "Estaba convencido de que anoche le dirían que podía irse a casa, pero no ha sido así y empieza a estar harto". El chico volvió hace unos días de pasar un mes con sus padres, que viven en México. Se encuentra perfectamente, según su tía, con la que sólo puede comunicarse por teléfono. Las visitas están prohibidas.

Una niña española de cinco años está ingresada desde ayer en Madrid

El ministerio dice que las pruebas se están realizando en el plazo previsto

"Es increíble. Mi padre llegó el domingo por la noche, fue el primero que ingresó, y todavía no tienen sus análisis. Es muy duro estar sin saber nada", se quejaba la hija de otro paciente, de 52 años. Los familiares han visto cómo se iban confirmando o descartando casos en otras comunidades. Pero ninguno en Madrid. Hasta ayer. A mediodía, la ministra de Sanidad confirmó tres nuevos contagios por H1N1, dos de ellos en esta comunidad. Aun así, la información tardó en llegar a los familiares, que a media tarde seguían sin noticias. "¿Sabes que hay dos positivos en Madrid, no?", se avisaban entre ellos en la sala de espera. Todos confiaban en que no fuera su hijo, su hermana o su sobrino.

Un portavoz del Ministerio de Sanidad aseguró que los análisis se están realizando con normalidad y en el plazo previsto "una vez se reciben las muestras de los hospitales". Los diagnósticos definitivos están centralizados en el Centro Nacional de Microbiología, del Instituto de Salud Carlos III, en Madrid. Sanidad añadió que, en caso de que fuera necesario, está preparada una red de laboratorios nacionales para apoyar al de referencia.

Mientras, ayer seguían llegando al hospital pacientes sospechosos de padecer la gripe porcina. Entre ellos, una niña de cinco años que voló hace una semana desde México con su madre, a la que han dejado quedarse con ella. A su hermana mayor, Arlena, le costaba hacerse a la idea. "Yo creo que es un resfriado normal. Hace unos días la llevé a la piscina y pudo coger frío", repetía. La niña tuvo fiebre el miércoles por la noche y ayer por la mañana la llevaron a un centro de salud. Al saber que procedía de México y comprobar sus síntomas, una ambulancia la trasladó al Carlos III.

"Ten paciencia, porque va a estar unos días aquí aislada", le recomendaba la madre de otro paciente ingresado desde el martes, un periodista de 30 años que 10 días antes había vuelto de pasar las vacaciones en México. "Hemos hablado por teléfono con ella y el personal nos ha dicho que podemos llevarle cosas a su habitación", decía Arlena. No serán muchas. Quizá sólo un libro de cuentos, lo único que tiene aquí la niña, que estaba en Madrid para unas vacaciones cortas. El padre -"es el que está más nervioso, por la distancia"- llega hoy desde Tenerife.

La Consejería de Sanidad madrileña está ingresando a todos los casos sospechosos para "extraer datos de vigilancia epidemiológica", explicó una portavoz. "Si se declara la pandemia y hay muchos casos, los que tengan buen estado general serán hospitalizados en su domicilio", añadió. Ante la llegada de pacientes a estudio, el Carlos III ya ha comenzado a usar una segunda planta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 2009