Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
las colecciones de EL PAÍS

El sórdido juego con una muñeca inflable

Hoy con EL PAÍS 'Tamaño natural', y mañana, 'Intimidad'

Tamaño natural, de Luis García Berlanga, fue calificada X en Estados Unidos y, en cambio, en Suecia se consideró apta para mayores de 15 años. Un curioso dato administrativo de cómo un filme puede suscitar muy distintas miradas.

Estrenada en Francia con el título de Grandeur nature, y rodada en 1974, tardó cuatro años en llegar a los cines españoles, ya en la democracia. Hoy se distribuye con el diario al precio de un euro dentro de la colección de cine erótico.

La obra tiene el respaldo de grandes apellidos. Con guión de Rafael Azcona y música de Maurice Jarre, la cinta es una crónica del progresivo aislamiento de su protagonista, un espléndido Michel Piccoli, que se instala en un sórdido juego con una muñeca inflable que desplaza a su mujer y a su amante. La película fue polémica. Buñuel la consideró una guarrada inaguantable y algunos grupos feministas pusieron el grito en el cielo por lo que consideraban una consagración de la mujer objeto, especialmente cuando la esposa mimetiza a la muñeca. Pero el filme no es precisamente una égloga al erotismo solitario del personaje, más bien es un relato tremendamente triste sobre su deterioro personal, su hundimiento. Un deterioro que la llegada de la muñeca no provoca, más bien lo manifiesta.

Buñuel consideraba el filme de Berlanga una guarrada inaguantable

Berlanga, defensor del cine pornográfico, es, según sus propias palabras, enemigo del aburrido cine de émbolo. No es extraño, ha comentado alguna vez, que a la postura más rutinaria del sexo conyugal se le llame "del misionero".

En este filme, las ceremonias con el juguete no son un festival erótico. Son la manifestación de una soledad. A la muñeca le pusieron unos senos generosos porque inicialmente Play Boy iba a producirla y había que acomodarse a su prototipo de mujer. Al final se retiró del proyecto, pero la maniquí ya estaba fabricada. Terminó sus días reventada en un partido de fútbol de los hijos del cineasta.

Mañana prosigue la colección con Intimidad (2001), un notable ejercicio de Patrice Chéreau, autor de otros títulos como La Reina Margot o Gabrielle. Ganó merecidamente el Oso de Oro del Festival de Berlín de aquel año con una historia basada en relatos del escritor Hanif Kureishi.

Una pareja de desconocidos se cita, una vez a la semana, para practicar sexo. El deseo de un personaje de indagar sobre el otro perturbará esos encuentros, rodados sin tapujos en las ceremonias eróticas. El carácter explícito de las escenas eróticas en un trabajo de autor provocó debate en su día.

La situación argumental recordó a algunos los encuentros en el piso vacío de El último tango en París, pero los intereses argumentales de Chéreau van claramente por otro camino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de abril de 2009