Entrevista:WILLIAM CHRISTIE | Director musical

"La crisis paraliza nuestros proyectos"

Ha pasado la mitad de su vida enfrascado en el estudio de la obra de Monteverdi. Le apasiona la arquitectura, sobre todo, el arte gótico. Posee un fino sentido del humor, y a pocas horas del estreno en el Teatro Real de la ópera El regreso de Ulises a su patria se muestra bastante relajado. William Christie (Buffalo, Nueva York, 1944) es un apasionado de la música: lo descubres viéndole dirigir, se sustenta en su discurso. "La música es mi vida, lo llevo en la sangre".

Fundó el grupo barroco Les Arts Florissants, dirige, toca el clave y el órgano e imparte clases. "Creo que ha merecido la pena dedicar tanto tiempo a Monteverdi. Elegí bastante bien. Su música no tiene edad. Es capaz de comunicar, conmover y emocionar". De las tres óperas íntegras que se conservan del compositor italiano, Christie se queda con El regreso de Ulises a su patria. "Estamos ante un texto muy importante. El libreto es espectacular. En la historia no es fácil encontrar este juego de equilibrio entre la música y la palabra". En 2010 dirigirá La coronación de Popea en el Teatro Real, una ópera que se mantendrá con el nuevo director artístico del coliseo madrileño, Gérard Mortier.

"Pensé dedicarme a la arquitectura. Ahora me gustaría ser jardinero"

Christie habla de cómo la recesión económica está afectando a las producciones artísticas, bastante más en Estados Unidos que en Europa. "A Les Arts Florissants nos había encargado uno de los festivales europeos más importantes para la temporada 2010 la puesta en marcha de una ópera francesa. Habíamos dedicado centenares de horas de trabajo y bloqueado la agenda para ese verano. Ahora nos han comunicado que no es posible seguir adelante por falta de presupuesto. Se cancela el proyecto de la ópera y nos quedamos con otro más reducido con la esperanza de salvar algo, pero no es del mismo nivel, ni mucho menos. La crisis paraliza nuestros proyectos".

Christie habla de la necesidad de sentir el calor de la música en momentos de recesión. "Es muy fácil caer en el tópico de decir que en tiempos duros la música nos consuela, pero es que es una de las artes que tienen mayor capacidad de conmover y llega más rápido al receptor. Cuando eres capaz de hacer aflorar los sentimientos de quien está frente a ti puedes emocionarte. Hay momentos horribles y entonces lo que te gustaría es huir".

Con un exquisito sentido del humor cuenta el día que se encontraba dirigiendo una ópera en Bolonia y veía cómo los músicos de Les Arts Florissants ponían cara de espanto a medida que avanzaba la obra. "Había visitado San Petronio, mi iglesia gótica favorita, y la comida fue estupenda. Me encontraba feliz dirigiendo y me quedé casi sin público en la sala. A nadie pareció gustarle lo que estaba dirigiendo". Pero ése, puntualiza, es "sólo un punto negro en mi trayectoria. El público no era receptivo. He sido muy afortunado y mi vida profesional ha sido más que satisfactoria". Inmerso en un proyecto de trabajar con jóvenes que poseen grandes voces dice que es una de las cosas que más le puede alegrar en este momento.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

¿A qué se hubiese dedicado de no ser músico? "Durante un tiempo pensé que a la arquitectura. Ahora me gustaría ser jardinero. Me gusta el contacto con la tierra".

El director William Christie, ayer en el Teatro Real.
El director William Christie, ayer en el Teatro Real.GORKA LEJARCEGI

Sobre la firma

Aurora Intxausti

Coordina la sección de Cultura de Madrid y escribe en EL PAÍS desde 1985. Cree que es difícil encontrar una ciudad más bonita que San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS