Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una laguna donde flotan las piedras

El Gobierno regional adquiere una charca llena de vertidos para recuperarla (por entre 0,5 y un millón de euros) como parte del parque regional del Sureste

Si se tira una piedra en la laguna de los Aceites, pasan varios minutos hasta que el mineral llega al fondo. Eso, si llega. Y es que este pequeño lago de Arganda del Rey tiene una costra de al menos 10 centímetros, formada por vertidos varios, que impide que las piedras hagan las clásicas ondas cuando caen al agua.

Desde los años ochenta hasta mediados de los noventa del pasado siglo, la laguna, de 1,2 hectáreas recibió vertidos por parte de la empresa Uribarri, su propietaria. Luego subastó la parcela donde se encuentra -de 6,4 hectáreas- pero el nuevo dueño, al ver el charco infecto, renunció a la titularidad.

Y así se ha pasado la laguna 20 años, hasta que el gobierno regional, tras comprobar que no había a quién reclamar por ese desastre medioambiental, compró la parcela por 30.000 euros. Su objetivo es limpiarla. El recinto forma parte del parque regional del Sureste (32.000 hectáreas). Es la primera actuación enmarcada dentro del plan rector de uso y gestión para la mejora del parque.

El primer paso es saber qué clase de aceites hay en la laguna, según indicó el director general de Medio Ambiente de la Comunidad, Federico Ramos. Ni siquiera se sabe si debajo de esa capa negra, parecida al chapapote, hay agua. Para averiguarlo se ha convocado un concurso público, dotado con 200.000 euros. Cuando se conozca qué sustancias contiene la laguna, se convocará otro concurso para rehabilitarla. "Puede oscilar entre el medio millón y los dos millones de euros", indicó Ramos.

En el parque regional del Sureste, de 32.000 hectáreas, hay más de 100 lagunas. En los últimos años se han rehabilitado unas 10, pero ninguna estaba en la situación de la de los Aceites, que va a tardar "uno o dos años" en limpiarse, según Ramos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de abril de 2009