Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez del 'Prestige' exculpó a Fomento por un informe de un asesor del Gobierno

Uno de los peritos judiciales colaboró con el ministerio en plena marea negra

El Gobierno de Aznar ha sido exculpado de la marea negra provocada en 2002 por el petrolero Prestige gracias a un peritaje realizado por un ingeniero naval que asesoró al Ministerio de Fomento en la gestión de la catástrofe. Santiago Martín Criado, profesor de Ingeniería Naval en la Universidad de A Coruña, fue designado perito judicial del caso porque en el currículo que presentó en el juzgado ocultó sus labores de asesoramiento al ministerio, ya que esta información lo hubiera incapacitado para realizar el informe.

Y su dictamen ha tenido un especial peso en el auto de la juez que ha librado al ex director general de la Marina Mercante, José Luis López-Sors, de sentarse en el banquillo en el juicio que se celebrará dentro de unos meses.

El técnico ocultó al juzgado su reunión con un acusado el día del hundimiento

Martín Criado es uno de los dos peritos judiciales nombrados para determinar si el Gobierno del PP acertó en su decisión de llevar el petrolero mar adentro y pasearlo durante seis días con una brecha en el casco por la que escupía fuel. La juez que ha instruido el caso Prestige, Carmen Veiras, ha librado de responsabilidades penales a López-Sors basándose en gran medida en la "contundente" defensa del alejamiento del petrolero realizada por Martín Criado. Pero la relación de este ingeniero madrileño con la gestión de la mayor marea negra de la historia de España comenzó antes, justo el día en que se hundió el Prestige a 250 kilómetros de la costa gallega.

En la mañana del 19 de noviembre de 2002, cuando el buque ya se había partido en dos e iniciaba su viaje al fondo del Atlántico, Martín Criado, que era entonces director de proyectos de Izar-Fene, estaba reunido con López-Sors para valorar la actuación del Gobierno de Aznar hasta aquel día y recomendar medidas futuras. El ingeniero que ha actuado ahora como perito en el caso firmó, junto a otra decena de técnicos, el acta de la reunión, en la que se afirma que "todas las medidas que han adoptado las autoridades marítimas españolas, referentes a lo que en el acta se indica, son las correctas y más adecuadas a las situaciones que se han ido produciendo desde el primer momento del siniestro".

Ante las discrepancias entre los dos peritos judiciales sobre si alejar el buque fue acertado, la juez que ha instruido la causa se decanta por la opinión de Martín Criado. La titular del juzgado número uno de Corcubión (A Coruña) destaca que este ingeniero naval "es contundente al entender que [la medida] fue correcta porque la conducción a puerto era muy arriesgada por el riesgo de partirse en el trayecto".

Martín Criado sostiene en el informe elaborado para el juzgado que el Prestige era un petrolero "subestándar" con un "mantenimiento deficiente" y que, aplicando un protocolo de actuación contra la contaminación marítima aprobado en 2001 en A Coruña, estos daños estructurales desaconsejaban llevarlo a puerto. Este periódico intentó ayer sin éxito recabar la versión de Santiago Martín Criado sobre su actuación en el sumario.

Las bendiciones de Martín Criado al alejamiento del Prestige ordenado por el Gobierno de Aznar discrepan de los informes elaborados por el otro perito judicial y por los expertos designados por las partes. Algunos de los personados en el caso se plantean presentar un recurso para que se encargue un nuevo peritaje a otro ingeniero naval que no haya tenido relación con los acusados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de marzo de 2009