Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez anuncia otra vez que expropia la filial del Santander

La entidad afirma que aún no hay acuerdo sobre el precio

Aún no se ha fijado un monto para la compra ni la fecha precisa para efectuar la operación. Pero la noche del jueves (hora local) el presidente Hugo Chávez informó, por segunda vez en un año, la nacionalización de la filial venezolana del Banco Santander. "Anuncio la nacionalización del Banco de Venezuela (filial del Grupo Santander) para darle más fuerza al sistema bancario público nacional, para impulsar el desarrollo económico y el desarrollo social con esa bola de billetes que tienen los bancos privados", dijo Chávez a través de la cadena de televisión del Estado, mientras se encontraba en un Consejo de Ministros. "Por allí ya decían que 'Chávez se echó para atrás', pero nada de eso".

"Por allí decían que me eché para atrás", afirma el presidente venezolano

Horas después, en España el Santander afirmaba no tener conocimiento, por cauces oficiales, de la decisión de Chávez y afirmaba que no hay aún acuerdo con el Gobierno venezolano sobre el precio de su filial en el país caribeño. El Banco de Venezuela aportó un 3% de los resultados del Grupo Santander en 2008.

La primera vez que anunció su deseo de nacionalizar el banco fue el 31 de julio pasado. Entonces, el Grupo Santander quería vender su filial venezolana al grupo privado Banco Occidental de Descuento (BOD). Sólo esperaba el visto bueno de las autoridades locales. Pero Chávez se interesó por el negocio: "Cuando me llegó a mí la solicitud yo dije: 'no autorizamos que le vendan a un privado. El Gobierno quiere comprar", contó Chávez el mismo día en que anunciaba la nacionalización.

Desde entonces, sus ministros han intentado, sin éxito, acordar un precio de compra con los propietarios de la entidad. Versiones extraoficiales cifraban la operación entre los 1.200 y 1.500 millones de dólares (900 y 1.100 millones de euros) y especulaban con que, tras la caída de los precios del petróleo -que financian en casi un 60% el presupuesto de Venezuela- el Gobierno venezolano se había quedado sin fondos para financiar la compra.

Con la nacionalización, Chávez busca apropiarse de la tercera entidad financiera más grande del país. De concretarse, concentrará más del 24% de los depósitos de los venezolanos y casi el 16,5% de la cartera de créditos de la banca. El Santander también posee 269 sucursales en todo el país, que Chávez pretende usar como punta de lanza para establecer un sistema municipalizado de banca, para que hasta en el pueblo más apartado exista al menos una agencia bancaria del Estado; un plan inspirado, según ha dicho el presidente, en la experiencia de La Caixa de Brasil.

En los últimos ocho años la Administración de Chávez ha duplicado el número de entidades financieras que pertenecen a la nación. En 1999, sólo existían tres bancos públicos; en 2009, ya son ocho, pero su peso en el sistema financiero nacional es casi nulo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de marzo de 2009