Justicia rectifica y acepta registrar a dos hijos de 'madre de alquiler'

Los hijos de un matrimonio gay concebidos por un vientre de alquiler podrán ser inscritos en el Registro Civil sin que figure una madre. La resolución modifica la postura mantenida hasta ahora por el Ministerio de Justicia, y soluciona el problema legal planteado por la paternidad conseguida mediante la llamada gestación subrogada, una práctica que aunque es ilegal en España, está permitida en algunos Estados de EE UU, como California.

La situación fue planteada por un matrimonio de Valencia, José y Juan (nombres supuestos), que en octubre tuvieron dos hijos con una madre de alquiler en San Diego (California). Entonces, el consulado se negó a inscribir a los niños como hijos de ambos, a pesar de que en el certificado de nacimiento no figuraba el nombre de madre alguna, y sí se establecía que ambos eran los padres de los pequeños.

Más información
Resolución que permite inscribir en el registro a dos hijos de 'madres de alquiler'
Los límites de la ley de reproducción asistida

La directora general de Registros y el Notariado, Pilar Blanco- Morales, avaló entonces aquella postura: "Lo que estas parejas han hecho es un fraude de ley internacional. Ya sabían que en España esa práctica es ilegal. Ese hijo tiene una madre biológica, y eso no se puede obviar", señaló.

Pero eso fue antes de que nacieran los pequeños. Éstos llegaron en enero a España con un visado de turistas, siempre bajo el cuidado de sus padres. Y la propia Blanco-Morales, en una resolución fechada el 18 de febrero que le llegó el lunes a la pareja, ordena que "se proceda a la inscripción en el Registro Civil Consular del nacimiento de los menores", y que en su filiación figuren los dos hombres.

"No pueden quedar en un limbo jurídico", señaló ayer a este periódico. Por eso, en la resolución, de 10 folios, se explica que ante la posibilidad de que los niños vivieran una doble situación (con dos padres en Estados Unidos y con una madre, aunque ésta nunca se haya encargado de ellos ni los haya vuelto a ver, en España), "siempre es preferible proceder a dicha inscripción en nombre del interés superior del menor".

Blanco-Morales insistió en ese aspecto. "Lo que importa es la situación de los menores y no nos vamos a enredar en un debate de juristas", dijo. "La solución que hemos adoptado no implica que la legislación española [que prohíbe la gestación por subrogación] haya cambiado", recalcó, "pero los hijos nacidos de españoles son españoles".

La directora general no descartó que en otros casos parecidos (hay al menos media docena de parejas gays españolas esperando un hijo por esta técnica sólo en Estados Unidos) se tomen decisiones similares, "aunque habrá que estudiarlos caso a caso para ver si son iguales".

Los padres se mostraron satisfechos. "Lo verdaderamente importante es que nuestros hijos, que ahora lo son también ante el Estado, crecen sanos y felices". "Atrás queda la decepción causada por la falta absoluta de apoyo de las organizaciones y personalidades que dicen defendernos", afirmaron en una nota en referencia a las asociaciones gays y las instituciones (Ministerio de Igualdad, Defensor del Pueblo), a las que pidieron ayuda sin éxito.

"Ahora sólo nos queda esperar el resultado de las reclamaciones que hemos presentado" ante la Seguridad Social, "tras habernos negado ésta el pago de nuestros permisos tanto paternal como maternal", insisten. Conseguido esto, sólo querrán tener una vida como la de cualquier familia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS