Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentados en Irlanda del Norte

El Sinn Fein pide la colaboración ciudadana contra el terrorismo

McGuinness califica de "traidores a Irlanda" a los autores de los atentados

Los líderes del Sinn Fein, fiel brazo político del IRA en los años de lucha y hoy parte del Gobierno de Stormont de Irlanda del Norte, instaron ayer a la población para que colabore con la policía para esclarecer el asesinato de uno de sus agentes en la noche del lunes, tercera víctima mortal entre las fuerzas de seguridad en sólo 48 horas. El partido de Gerry Adams cierra así filas con las demás fuerzas políticas frente a la macabra escalada de los disidentes del IRA, que amenaza con devolver a la provincia a "los viejos tiempos" (expresión en boca de todos), pero sobre todo subraya la adhesión a los Acuerdos de Viernes Santo que en 1998 sellaron el proceso de paz.

Con el último atentado, reivindicado por el IRA de la Continuidad y que sucede al cruento ataque del IRA-Auténtico contra una base militar en Antrim, estos grupúsculos disidentes pretenden disputar al Sinn Fein el estandarte del republicanismo. Pero la inmensa mayoría de sus huestes quiere pasar página de la violencia y está con Adams.

La policía de Ulster asegura que no pedirá ayuda al Ejército británico

Detenidos dos sospechosos de participar en el ataque del lunes

"Esa gente son traidores a Irlanda, a los deseos políticos, a las esperanzas y aspiraciones de todo el pueblo que vive en la isla", declaró el dirigente del Sinn Fein y número dos del Ejecutivo de la provincia, Martin McGuinness, en su comparecencia, flanqueado por el ministro principal, el unionista Peter Robinson, y el jefe de la policía norirlandesa, sir Hugh Orde. Este último garantizó que no reclamará el apoyo del Ejército británico para patrullar las calles ("es innecesario y no funciona", dijo), tras el asesinato del agente Stephen Paul Carroll, de 48 años, durante una emboscada en el condado de Armagh.

Este punto es especialmente sensible para los republicanos, radicalmente contrarios al regreso a la provincia de los militares británicos. Tan sólo 36 horas antes del atentado del sábado contra la base de Massereene -con dos soldados de Reino Unido muertos y cuatro personas heridas, entre ellas dos civiles-, Orde había reconocido la movilización de especialistas del Ejército británico para seguir a republicanos disidentes sospechosos de planear el asesinato de un alto cargo policial. Adams calificó esta decisión de "gran error".

Dada la limitada capacidad del IRA de la Continuidad, los expertos están convencidos de que el atentado de Armagh fue fruto de su colaboración con el IRA-Auténtico, cuyos intentos de asesinar a policías se han repetido en los últimos 18 meses.

Carroll es el primer agente muerto a manos de los terroristas disidentes desde que el Servicio Policial de Irlanda del Norte (PSNI, en sus siglas en inglés) sustituyera en 2001 al Royal Ulster Constabulary (RUC), servicio bajo la égida británica formado íntegramente por protestantes y odiado por sus excesos contra la población católica. La creación de la nueva fuerza es fruto de los Acuerdos de Viernes Santo, pero apuntar contra sus integrantes (muchos antiguos miembros del RUC, como el propio Carroll) constituye una provocación que apunta a los hoy inactivos paramilitares lealistas.

Un graffiti fue pintado ayer en el barrio de Lugan, bastión de los protestantes radicales, reclamando el regreso al "ojo por ojo", la ley del talión que desangró Irlanda del Norte durante tres décadas. "Nuestro mensaje sigue siendo el mismo: no permitiremos que dañen el proceso de paz", aseguró Dawn Purvis, líder del partido que representa al principal de estos grupos (Fuerza de Voluntarios del Ulster, UVF), en su llamamiento a la calma.

Los analistas coinciden en que la pelota está en el bando del Sinn Fein. Los recientes atentados suponen una prueba a las responsabilidades de gobierno que Adams y McGuinness están dispuestos a asumir, a la necesidad de detener y procesar también a los autores del asesinato de los dos militares británicos, probablemente personajes conocidos entre la comunidad republicana.

Ningún nuevo dato se ha desprendido hasta ahora de la investigación del atentado contra la base militar de Antrim, pero ayer mismo se confirmó el arresto de dos hombres de 17 y 37 años, sospechosos de haber participado en la emboscada del lunes contra los agentes de la policía norirlandesa.

Aunque el sector unionista se mostró contenido tras los últimos ataques, tampoco ha ocultado su aprensión ante la cuidadosa mesura de los dirigentes del Sinn Fein a la hora de condenar el terrorismo. Adams utilizó la expresión "acciones contraproducentes", pero nunca ha llegado a pronunciar la palabra "asesinato". Su reprobación de los hechos fue inmediata tras la muerte del agente. En el caso de los dos soldados acribillados, se dilató 14 horas.

La supervivencia del proceso de paz en Irlanda del Norte, que en abril cumple 11 años de vida, pende de la capacidad de republicanos y unionistas para mantener un frente unido que conjure esa caída en el abismo.

Violencia tras el acuerdo de paz

- Omagh, 29 muertos, dos de ellos españoles, el 15 de agosto de 1998. Es el atentado más sangriento en 30 años de enfrentamientos. Cometido por el IRA-Auténtico, opuesto a los Acuerdos de Viernes Santo. Los autores no han sido detenidos.

- El IRA-Auténtico dispara contra dos agentes de la policía norirlandesa en noviembre de 2007 cuando estaban fuera de servicio en Derry y Dungannon. Uno resultó herido en un brazo. El otro salió ileso.

- Un policía norirlandés resulta herido grave por una bomba lapa colocada en su coche en mayo de 2008 en Spamount. El atentado es atribuido al IRA-Auténtico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de marzo de 2009

Más información