Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España también consumirá gas ruso

El servicio secreto investiga la seguridad de los suministros energéticos

España dejará de ser uno de los pocos países de la Europa continental que no consume gas ruso. El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, firmaron ayer en Madrid un acuerdo de cooperación energética que, en palabras de este último, supondrá "mayor seguridad en el abastecimiento energético de España y mejor acceso de las empresas españolas a las reservas energéticas rusas". En paralelo, los presidentes de las empresas españolas Gas Natural e Iberdrola firmaron acuerdos de colaboración con las rusas Gazprom e Inter Rao, respectivamente.

Alexéi Miller, presidente ejecutivo de Gazprom, explicó que, inicialmente, Gas Natural recibirá gas ruso mediante un intercambio de hidrocarburos y, más tarde, gas procedente de los yacimientos de Stokman, en el Mar de Barents, en cuya explotación podría finalmente participar. También explicó que Gazprom ha mantenido conversaciones con Repsol para que participe en la licuefacción de gas natural de la península de Yamal, en el noroeste de Siberia. Se trata, en ambos casos, de proyectos en zonas árticas, que requieren fuertes inversiones y esfuerzos.

Zapatero calificó de "muy exitosa en materia energética" la visita de Medvédev, quien acudió acompañado por una nutrida delegación de la que formaban parte los directivos de las principales compañías rusas de hidrocarburos, del sector eléctrico y del carbón. Igor Sechin, viceprimer ministro y hombre de confianza del jefe del Gobierno Vladímir Putin, mantuvo una intensa agenda paralela a la oficial.

Medvédev aseguró que "nadie ha cerrado la puerta" a la entrada de Lukoil en Repsol -a pesar de que el presidente de la petrolera española, Antonio Brufau, lo descartó recientemente- y sostuvo que "el intercambio de activos es el mejor método para fortalecer la seguridad energética".

Zapatero, por su parte, agregó que hay otras fórmulas de colaboración, como el trabajo conjunto en terceros países, y prometió hacer los máximos esfuerzos para que, durante la presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010, se produzcan "avances sustanciales" en la negociación de un acuerdo energético con Rusia.

Los dos mandatarios, que acordaron reunirse al menos una vez al año, hicieron gala de su sintonía personal, hasta el punto de que Zapatero bromeó diciendo que a Medvédev se le nota por su buen aspecto que lleva poco tiempo en el cargo.

Por otra parte, el director del Centro Nacional de Inteligencia, Alberto Saiz, reveló ayer en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso que ha abierto una investigación sobre la seguridad de los suministros energéticos a España. Saiz admitió que las empresas privadas rusas (como Lukoil) son más sensibles a las "orientaciones políticas" que las españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 2009