Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un padre pide por vía judicial mejoras en el hospital de Vigo

Tras el paso de su hija por la UCI de Neonatos, quiere que un juez ponga fecha a las obras prometidas por el Sergas

Cada día de la vida de Clara es una victoria. Nació en diciembre de 2006 a los seis meses de gestación con 988 gramos de peso y su resistencia fue un milagro en las manos del personal de la Unidad de Cuidados Intensivos para Neonatos del Hospital Xeral de Vigo para quienes su padre, Javier Fandiño, solo tiene palabras de agradecimiento y respeto por un trabajo que no se realiza en las mejores condiciones, según lo vivido durante los seis meses que su pequeña habitó una de las incubadoras de la UCI de Prematuros. Un servicio único en el Complexo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) y pionero en la medicina gallega que, con ser el menos dotado físicamente de toda Galicia, es el que registra los mejores índices de supervivencia del país. Como padre y como usuario, está dispuesto a acudir a los juzgados para reclamar su ampliación.

La niña es ciega y no habla. Ahora les han dicho que tampoco va a andar

"No hay espacio suficiente para estar con nuestros hijos porque las ocho incubadoras están pegadas unas a otras, lo que impide que podamos pasar allí más tiempo sin interrumpir el trabajo de los profesionales, así como cualquier intimidad a la hora de comunicar un diagnóstico; por no hablar de que nuestra sala de espera tiene 4 m² y a los padres no se nos permite dar el biberón a nuestros bebés para no intimidar a las madres que dan el pecho a sus hijos en otra sala minúscula", dice Javier Fandiño.

Recuerda que se le pusieron los pelos de punta el día que observó cómo el ascensor en el que su hija fue trasladada al quirófano para su primera operación "a vida o muerte" era utilizado por unos obreros para transportar escombros. Precisamente, los elevadores del Hospital Xeral están siendo reformados estos días.

Aunque ningún médico se lo ha confirmado, Javier Fandiño está convencido de que esta situación estructural es la causa, directa o indirecta, de los virus que su hija contrajo durante su primer ingreso hospitalario y del derrame cerebral sufrido al comienzo de su vida, circunstancias que agravaron su delicado estado de salud como bebé prematuro.

En la actualidad, está alimentada por sonda gástrica y vive conectada a una máquina de oxígeno. La niña es ciega y no habla, "aunque oye y llora cada vez con más fuerza", dice su padre. De última hora es la noticia de que Clara "no va a andar jamás". La familia se traga las lamentaciones y tira para adelante: "Si antes íbamos dos días a la semana a fisioterapia, a partir de ahora serán cinco".

Muchas Administraciones e instancias han recibido, en este tiempo, las cartas de Javier Fandiño exponiendo sus quejas y sus observaciones para mejorar las instalaciones: consellería, ministerio, Defensor del Pueblo, Palacio de la Zarzuela. De sus contestaciones infiere que el futuro hospital de Vigo proyectado para 2012 contará con 1.500 metros cuadrados destinados a Prematuros, frente a los 135 actuales en el Xeral. Será la herramienta de la administración sanitaria ante las previsiones de incremento de la prematuridad, asociado, entre otras causas, a la existencia de varias unidades de reproducción asistida en el área sanitaria, y el aumento progresivo de los nacimientos.

En 2008 se contabilizaron en el Hospital Xeral 300 partos más que el año anterior, 4.740 en total. En un escrito fechado en junio de 2007, el Sergas niega déficit de recursos humanos en Neonatos pero admite la comparecencia de "limitaciones estructurales de la Unidad", y anuncia la puesta en marcha "de un proyecto de reforma para minimizar en lo posible la problemática existente hasta la construcción del nuevo hospital".

La insistencia de Javier Fandiño obtuvo otra respuesta en abril de 2008 en la que se concreta tiempo y forma. El Sergas detalla la ampliación de Neonatología hacia el espacio que ocupa, en la misma planta, el hospital de día pediátrico, y señala el verano "como la mejor época para realizar obras". Fuentes de la Consellería de Sanidade, que reconocen que se trata de uno de los servicios estrella del Chuvi, confirmaron a este periódico que tal adaptación de dichas áreas se realizará "durante este año 2009", una vez concluido el complejo traslado de varios servicios al nuevo edificio anexo del Hospital Xeral. Entre estos servicios que cambian de ubicación se encuentra el hospital de día pediátrico que, en su nueva ubicación, estará situado al lado de las instalaciones dedicadas a las urgencias pediátricas y que llevan cerca dos años funcionando. "Se barajaron varias opciones y, ahora que todo está en su sitio, ésta es la solución definitiva, que fue consensuada con los profesionales", aseguran.

Con esos papeles en la mano, Fandiño apela ahora a la Justicia "porque existe un compromiso escrito y voy pedir que se cumpla". Lo hará en los próximos días ante los juzgados de lo contencioso-administrativo de Vigo, a fin de que sea un juez el que ponga fecha a las obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 2009