Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU gastará 220.000 millones para evitar la ola de desahucios

Se revisarán las hipotecas que superen el valor de la vivienda

Estabilizar la vivienda. Es la nueva medicina para sacar a EE UU de la recesión y recomponer las piezas en el mercado financiero. Con este propósito, el presidente, Barack Obama, presentó ayer un plan que le llevará a movilizar hasta 275.000 millones de dólares (unos 219.000 millones de euros), para levantar un muro de contención contra la ola de desahucios y ayudar a nueve millones de familias ahogadas en sus hipotecas.

Obama eligió los suburbios de Phoenix como telón de fondo para presentar su iniciativa. El estado de Arizona es, con California, Nevada y Florida, de los más afectados por el colapso de este mercado. Los precios en esta región cayeron ya más de un 30% desde el pico alcanzado en el verano de 2006. Y mientras no se ponga freno a los desahucios y se rompa con las rigideces al crédito, será difícil ver la luz al final del túnel.

La Administración Bush pasó de puntillas sobre el problema, y orientó toda la carga en recapitalizar los bancos afectados por las hipotecas subprime. "Todos estamos pagando el precio por esta crisis hipotecaria", dijo ayer el nuevo presidente, que advirtió que el coste de no hacer nada será mayor, sobre todo para la clase media, la más castigada por la recesión.

Se calcula que el 9% de los créditos concedidos para la vivienda está en riesgo. Y los analistas temen que hasta 8,1 millones de hogares (el 16% de las hipotecas) puedan entrar en procesos de desahucio de aquí a 2012 si no se estabiliza el mercado. El propósito es ayudar a nueve millones de familias con problemas financieros para que conserven su casa.

En su discurso, el presidente dejó claro que su plan ayudará "a los que jugaron respetando las reglas y actuaron de manera responsable", y no a los que especularon y se endeudaron más allá de sus posibilidades. Para ello actuará en tres frentes. Primero, se revisarán las hipotecas de cinco millones de propietarios honestos cuya deuda es más alta que el valor de sus viviendas.

Segundo, se establecerá un fondo dotado con 75.000 millones de dólares (60.000 millones de euros) para reducir los pagos mensuales de los créditos a un nivel "asumible" -lo que supone que no sea superior al 31% de sus ingresos-, medida que se espera beneficie a cuatro millones de propietarios. Además, se quiere reformar la ley de quiebras, para que los jueces garanticen que las hipotecas se ajustan al valor real del mercado.

Y tercero, se dobla a 400.000 millones de dólares (319.000 millones de euros) el soporte financiero que el Tesoro puede dar a las hipotecarias semipúblicas Fannie Mae y Freddie Mac. Estas dos firmas, que desde septiembre están bajo tutela del Gobierno para evitar su colapso, son una parte esencial del mercado inmobiliario en EE UU. Obama dijo que la medida contribuirá a mantener los créditos a un nivel asequible.

Tres pasos del plan

- 1. Revisar cinco millones de hipotecas. La idea es apoyar a los que compraron pisos cuyo precio en el mercado es ahora inferior

al importe del préstamo.

- 2. Fondo de 60.000 millones. Con este dinero se reducirán los pagos mensuales para que las familias no destinen a la hipoteca más del 31% de sus ingresos.

- 3. Más apoyo a Fannie y Freddie. Estas entidades hipotecarias semipúblicas tendrán un soporte financiero de 319.000 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2009

Más información