Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rector de la UB se reúne con los estudiantes encerrados y los Mossos desalojan la UPF

El rector de la Universidad de Barcelona (UB), Dídac Ramírez, se reunió ayer con los estudiantes encerrados en el edificio central de la universidad. El encuentro se prolongó durante cinco horas e incluyó una comida en el mismo recinto. Las dos partes dijeron que en la reunión se mostraron algunos puntos de coincidencia.

Ayer sobre las ocho de la tarde un centenar de estudiantes se encerraron en el nuevo edificio de Ca l'Aranyó del Campus de la Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra, que el presidente de la Generalitat, José Montilla, inaugurará hoy. El rector de la UPF, Josep Joan Moreso, advirtió a los estudiantes que no podían quedarse en el edificio y avisó a los Mossos, que hacia las 23.45 horas desalojaron a los encerrados.

El día 20 de este mes se cumplen tres meses desde el encierro en la sede central de la UB. La comisionada de Universidades, Blanca Palmada, ha citado a los rectores y a los estudiantes para dialogar sobre el proceso de Bolonia. No está en cuestión pararlo, ha dicho la comisionada. Sí para buscar ritmos distintos o mejorar las becas. Y espera que los alumnos abandonen su encierro.

Bolonia no es sólo cosa de estudiantes. Un grupo de profesores de la UB se han puesto manos a la obra para impulsar el debate. Lo han hecho a través de la revista Metrópolis, editada por el Ayuntamiento de Barcelona y cuyo último número incorpora un cuaderno de 33 páginas con opiniones de expertos sobre el proceso Bolonia. El trabajo se presentó ayer en un acto en el que participaron los catedráticos Josep Caminal, Jordi Llovet, Josep Ferrer y Francisco Fernández Buey, la estudiante Edurne Bagué y el director de la revista y profesor Manuel Cruz. Todos ellos son críticos con el proceso de Bolonia, del que dicen que tiene el riesgo de mercantilizar la Universidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2009