Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La nueva Casa Blanca

Nuevo ataque israelí sobre Gaza

La primera escaramuza tras la guerra de Israel contra Hamás en Gaza estalló ayer, 10 días después de que el Gobierno hebreo y Hamás anunciaran por separado un alto el fuego que nació extremadamente frágil.

Milicianos palestinos hicieron explotar una bomba contra una patrulla en la frontera y mataron a un soldado e hirieron a tres. La represalia no sorprendió a tenor de las amenazas lanzadas en plena campaña electoral por los responsables del Ejecutivo de Ehud Olmert. Helicópteros sobrevolaron la zona central de la franja, los tanques la invadieron y la artillería bombardeó edificios en las cercanías de Deir el Balah: un campesino murió y dos hombres fueron heridos graves.

Ninguna milicia palestina reivindicó un ataque que acarreó la destrucción de cultivos y casas cerca de la valla que separa la región de Jan Yunis de Israel, y que se produce un día antes de que aterrice en Tel Aviv el enviado de la Casa Blanca para Oriente Próximo, George Mitchell.

Los combates, que continuaban caída la noche, ponen de manifiesto que sin la apertura de los cruces fronterizos, la tregua se verá salpicada por repetidos incidentes. A dos semanas de las elecciones generales, es la ministra de Exteriores y candidata de Kadima, Tzipi Livni, quien se pronuncia con más dureza, muy superior a la expresada por el ministro de Defensa, el laborista Ehud Barak. "Si hay un ataque en la frontera, o una bomba, o tráfico de armas, Israel necesita responder inmediatamente", declaró Livni, que pierde terreno en las encuestas a favor de los grupos de extrema derecha.

El número dos de su partido, el ex general Saúl Mofaz, amenazó con asesinar a los líderes de Hamás si el soldado cautivo Gilad Shalit no es liberado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de enero de 2009