Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta agita el sector del aceite con un cheque en blanco para crear cooperativas

Agricultura destina 120 millones para combatir la falta de liquidez de los productores

Han pasado casi dos décadas desde que el presidente andaluz, Manuel Chaves, brindara un cheque en blanco al sector del olivar para que Andalucía no sólo liderara la producción (el 80% de la cosecha nacional y el 50% de la mundial) sino también la comercialización. De ese cheque nada más se supo, en parte porque los olivareros se acomodaron en las ayudas comunitarias -850 millones de euros al año en Andalucía- y en los años de bonanza del cultivo. Pero ahora, en plena crisis por la caída de los precios en origen del aceite y la proximidad del fin de las ayudas directas de Bruselas -en 2013 habrá una reorientación de las mismas- la Junta vuelve a agitar al sector desempolvando ese cheque en blanco aprovechando el cambio de mentalidad que parece haberse instalado entre los productores.

Los proyectos de alianzas aspiran a concentrar 300.000 toneladas

"Cuando el aceite se pagó en origen a 4,23 euros, no se quejaron"

En la actualidad, hay al menos cuatro proyectos de alianzas de cooperativas, localizados principalmente en Jaén, pero también en Granada, que aspiran a concentrar en las próximas semanas unas 300.000 toneladas de aceite de oliva, casi un tercio de la producción total, con el fin de tener una posición de fuerza en los mercados. A todos ellos, la Junta les prometió ayer ayudas ilimitadas para favorecer la creación de estructuras sólidas de comercialización que sean capaces de tutear a la industria envasadora y la distribución. "Lo que necesiten va a ser aportado por la Junta", les dijo ayer en Jaén el consejero de Agricultura, Martín Soler, a los olivareros.

En principio, el sector va a tener a su disposición un fondo extraordinario de 120 millones de euros para mejorar sus problemas de liquidez con préstamos reintegrables y avales ante los bancos, que se unirá a una orden que se publicará en el BOJA en los próximos días que regulará las ayudas para la integración de cooperativas y un tercer apartado de incentivos extraordinarios para la creación de estructuras comerciales. Además, la Junta prepara para este año la Ley del Olivar, que incluirá mecanismos de protección para un cultivo que supone el 26% de la Producción Agraria en Andalucía.

Con este paquete de ayudas, el Gobierno andaluz intenta disipar "la desconfianza que ha sido el elemento distorsionador durante muchos años" en los olivareros, que ahora sí "han visto las orejas al lobo", en palabras del vicepresidente primero y consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, que presidió ayer la firma del convenio con la primera central de ventas que se pone en marcha, Interoleo Picual Jaén, que agrupa a 14 cooperativas y más de 50.000 toneladas de varios municipios jiennenses. Su portavoz, José Gilabert, defendió las ayudas públicas para preservar el olivar tradicional frente a las plantaciones intensivas que están proliferando en países como Australia, Chile, Argentina o Estados Unidos. Desde el año 2002, el consumo oleícola apenas ha crecido un 6% mientras que la producción lo ha hecho un 45%.

En la actualidad, la caída de los precios y el almacenaje del aceite está llevando a muchas cooperativas a presentar serios problemas de liquidez. Precisamente, fuentes del grupo SOS, líder del sector oleícola envasador con una cuota de mercado del 22%, achacaron ayer la caída de los precios a las "dificultades leoninas de financiación" de las almazaras, que les lleva a vender a precios bajos. Tanto SOS como otros grupos envasadores negaron cualquier acuerdo para fijar los precios en el mercado. "Es la ley de la oferta y la demanda", precisaron, tras recordar que hace tres campañas, cuando el aceite se disparó hasta los 4,23 euros en origen. "No se quejaron".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2009