La Diputación espera que Eliseo Gil asuma su culpa en el 'caso Veleia'

El director de la excavación comparece hoy ante las Juntas Generales

La Diputación de Álava espera que el ex director del yacimiento romano de Iruña-Veleia, Eliseo Gil, asuma hoy su responsabilidad por las irregularidades que se han revelado en las temporadas 2005 y 2006. En esos dos años se descubrieron centenares de inscripciones que revolucionaban la historia del euskera, la presencia del cristianismo en el País Vasco, además de sorprendentes grafitos latinos y egipcios, que luego han resultado falsas. Eliseo Gil comparecerá hoy en la comisión de Cultura de las Juntas Generales de Álava, a petición del grupo socialista y de sí mismo, que contará con el apoyo de los trabajadores de la empresa Lurmen, S.L., encargada de la explotación del yacimiento.

Cultura desea cerrar el escándalo de las inscripciones falsas cuanto antes

Todo hace prever que Eliseo Gil se mantendrá en su postura ya anunciada el 12 de diciembre, según la cual sería víctima de una conspiración que pretende retirarle la concesión administrativa para trabajar en Iruña-Veleia. El arqueólogo llevaba cerca de 15 años al frente de este yacimiento, gracias a un acuerdo con la Diputación de Álava, su propietaria. En 2001, consiguió revitalizar la investigación en esta ciudad romana gracias a una ayuda de 3,7 millones de euros para diez años de la empresa pública Euskotren.

En 2006, en sendos actos multitudinarios, presentó los primeros hallazgos "excepcionales", que revolucionaban la historia del Imperio Romano. Sin embargo, un año y medio después, las inscripciones sobre diferentes materiales quedaron rebajadas a la categoría de fraude. Así lo pusieron de manifiesto los expertos que el 19 de noviembre de 2008 comparecieron ante las Juntas Generales con unos informes demoledores.

El Departamento de Cultura de la Diputación alavesa, dirigido por Lorena López de Lacalle, impulsó la investigación, pero también buscó una salida digna para Eliseo Gil y su equipo. De ahí que la diputada, en un reciente artículo, realizara "un llamamiento directo a los comparecientes para que colaboren y pongan luz en este caso". "Nunca es tarde si el objetivo es de ese tenor. Es algo que debemos a la sociedad, que es quien finalmente ha estado financiando durante años los trabajos realizados", subrayaba en tono de advertencia. Según fuentes que han seguido el asunto, la Diputación ha actuado con generosidad con Gil, hasta el punto de que no ha remitido determinados informes a la fiscalía, pero quiere enterrar ya el escándalo. López de Lacalle desea reactivar ya Iruña-Veleia, al mismo tiempo que le urge la inauguración del Museo de Arqueología, que acumula un año de retraso. "Hay que cerrar este caso de una vez y enfocar la sección de Arqueología con criterios profesionales", señalaron las citadas fuentes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS