Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis energética en la UE

Kiev teme más represalias del Kremlin

El Gobierno ucranio considera irreal el precio que le pide Gazprom por el gas

Ucrania allanó los obstáculos para que el gas ruso vuelva a circular hacia Europa al aceptar sin condiciones el protocolo firmado por Rusia y la UE en Moscú. La primera ministra ucrania, Yulia Timoshenko, retiró la declaración de posiciones que había añadido al documento ruso-europeo y lo aceptó en su forma inicial después de que Gazprom denunciara los añadidos por considerar que con ellos se legitimaba la posición unilateral de Kiev. Entre los puntos que Timoshenko pretendía introducir se afirmaba que Ucrania no robaba gas a Rusia.

Aunque la apertura de las espitas para el gas en tránsito parecía próxima, los problemas para suministrar el gas ruso a Ucrania no se habían resuelto y eso da un carácter de cierta inestabilidad a la situación. Gazprom y la ucrania Naftogaz no se han puesto de acuerdo sobre el nivel de precios para 2009 y Ucrania puede aún verse tentada a utilizar el tránsito como medio de presión para resolver su problema con Rusia.

La situación será inestable hasta que Ucrania reciba su propio combustible

Las reservas de gas de Ucrania bastan para un año, según Timoshenko, aunque Naftogaz y expertos energéticos opinan que el país puede resistir cerca de tres meses. Ucrania produce anualmente 20.000 millones de metros cúbicos de gas.

Medios económicos y políticos de Kiev decían temer aún ayer que Gazprom encuentre un motivo para no reanudar el abastecimiento y opinaban que la verdadera causa de su cese no fue la sisa de gas en tránsito atribuida a Ucrania. Rusia interrumpió su suministro bilateral a Kiev el 1 de enero y posteriormente, el pasado miércoles, el abastecimiento a Europa vía Ucrania.

Según Oleksandr Chalyi, ex secretario de Estado ucranio para las relaciones con Europa, existe una desproporción entre una medida tan radical como el cese del transporte de gas a Europa y el problema del llamado gas técnológico, es decir, el combustible necesario para bombear el gas en tránsito. Kiev ha tomado este gas de la cantidad suministrada por Rusia y Gazprom ha alegado que esto no responde a los acuerdos firmados. Alexandr Kupriánov, el jefe de prensa de Gazprom, manifestó ayer que Ucrania puede optar por comprar ese gas a otros proveedores.

Diversos interlocutores políticos y económicos ucranios opinaban ayer que, tras el comportamiento de Gazprom, hay problemas como la insuficiente producción de gas, la necesidad de impulsar las vías alternativas de aprovisionamiento e incluso la posibilidad de que Rusia tenga dificultades para abastecerse del gas de Turkmenistán imprescindible para poder cumplir los contratos internacionales de Gazprom. También opinaban que Gazprom trata de provocar un alza de los precios de los combustibles.

De momento Moscú y Kiev no han llegado a un acuerdo sobre los precios de 2009, ni tampoco sobre las tarifas de tránsito que Ucrania quiere incrementar en consonancia con las subidas del precio del gas. Según los acuerdos vigentes, ambas cuestiones están desligadas. En Kiev se considera irreal el precio de 450 dólares por mil metros cúbicos propuesto por Gazprom, habida cuenta de que, según las fórmulas de cálculo de los precios de ese combustible, su cuantía se ajusta a la evolución de los del petróleo con un desfase temporal. Gazprom ha pagado el tránsito a 1,7 dólares por mil metros cúbicos y 100 kilómetros en 2008.

Según el jefe del Gobierno ruso, Vladímir Putin, Gazprom ha sufrido pérdidas de hasta 800 millones de dólares (unos 600 millones de euros) de beneficios debido a las distorsiones en el suministro. Putin dijo que el gigante del gas ruso ha tenido que cerrar cien pozos. Sin embargo, el especialista Michael Gonchar señalaba que Gazprom se encuentra con crecientes dificultades para la producción, por lo que no excluía que Rusia trate de atribuir a Ucrania una situación que de hecho responde a las dificultades para cumplir los contratos de abastecimiento de gas. Hacia eso apuntaba, Bogdan Sokolovski, el representante energético del presidente Viktor Yúshenko: "La Federación Rusa y Gazprom no tienen suficiente gas para transportar a los consumidores europeos y a resultas de esto están haciéndose los remolones para resolver el problema del gas con Ucrania".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 2009