Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China se une a la lucha internacional contra la piratería en Somalia

La Armada china sale de aguas del Pacífico por primera vez desde el siglo XV

Tres navíos de la Armada china zarparon ayer de la isla de Hainan, en el sureste del país, hacia el Cuerno de África para unirse a buques de guerra de otros países en la protección contra la piratería en Somalia, en la primera misión de patrullaje naval chino fuera de sus aguas.

El contraalmirante chino Du Jingcheng, jefe de la expedición, destacó desde uno de los barcos de la misión, el destructor Haikou, que la tripulación de 800 personas, 70 de ellos soldados de fuerzas especiales, tiene "plena confianza" en su labor de protección contra la piratería en el golfo de Adén. Los otros buques desplazados son el destructor Wuhan, y el barco de avituallamiento Weishanhu.

Se trata del primer despliegue naval chino en aguas internacionales desde el siglo XV, cuando, durante la Dinastía Ming, el almirante eunuco Zheng He dirigió una de las flotas más grandes del mundo en una misión diplomática. Después de aquella expedición, los barcos de guerra chinos raramente volvieron a salir fuera de sus aguas, y en tiempos modernos centraron sus operaciones en sus zonas territoriales, con alguna excepción y visitas de amistad a puertos extranjeros.

El primer objetivo de la misión es "garantizar la seguridad de los buques que pasan por el Golfo de Adén, principalmente petroleros chinos y cargueros con otros tipos de materias primas", dijo Du, también responsable de la flota del sur de China. Además de unirse al esfuerzo internacional contra la piratería, Pekín busca proteger su abastecimiento de energía y minerales y aprovechar la oportunidad para tener un mayor protagonismo en la escena mundial.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la semana pasada una resolución que autoriza el uso de la fuerza en tierra en casos de "persecución en caliente". Actualmente, patrullan las aguas del Cuerno de África navíos de guerra de EE UU, Rusia, India y varios países de la OTAN. El jueves, un buque alemán impidió el secuestro de un carguero egipcio.

Los barcos chinos que han partido hacia aguas somalíes están equipados con misiles, cañones y armas ligeras. Un portavoz del Ministerio de Exteriores, Liu Jianchao, reconoció que el 20% de los 1.265 barcos chinos que atravesaron el golfo de Adén sufrieron ataques de piratas en 2008. El último carguero chino atacado fue el Zhenhua 4, liberado el 17 de diciembre gracias a la intervención de buques de otros países. Actualmente, los piratas somalíes retienen al petrolero saudí Sirius Star, con crudo por valor de 100 millones de dólares. Según el Buró Marítimo Internacional, los piratas intentaron abordar en 2008 a 110 barcos en el cuerno de África, y en 42 de los casos lo lograron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2008