Reportaje:

Un conflicto social, no universitario

Los rectores piden que el Parlamento y los partidos tomen posición sobre Bolonia

"No es una lucha entre los estudiantes y los rectores", "es una decisión que adoptaron los gobiernos, primero el del PP y ahora éste que lo pone en marcha", "no es sólo un asunto de las universidades, es de toda la sociedad". Frases como éstas se escucharon y apoyaron ayer en la primera reunión del órgano que agrupa a los máximos responsables de las 76 universidades españolas, la Conferencia de Rectores (CRUE), para tratar los conflictos surgidos por la aplicación de proceso de Bolonia. "Pedimos que todas las fuerzas sociales, los partidos políticos, los sindicatos... y el Parlamento tomen posición porque no es un conflicto entre los estudiantes y los rectores, afecta a toda la sociedad", afirmó el presidente de la CRUE, Ángel Gabilondo.

Los mensajes fueron claros. Todos estaban de acuerdo en que la implantación de este proceso no es invento de las universidades españolas, y su implantación es "una oportunidad para hacer una Universidad que supere sus actuales limitaciones y contribuya a una sociedad mejor". Ha habido encierros de alumnos en ocho universidades públicas y los rectores quieren una salida dialogada. Están unidos en este tema, según aseguraron tanto los afectados como los que no tienen protestas en sus campus. "Queremos manifestar públicamente nuestro apoyo a aquellas universidades que están sufriendo alteraciones en su actividad académica y en la vida universitaria por parte de diversos colectivos, cuyo comportamiento está fuera de los cauces y formas de discrepancia admisibles en una sociedad libre, abierta y organizada democráticamente". Algunos alumnos llevan semanas durmiendo en diversas facultades y en dos rectorados (el de la Complutense y el de Barcelona).

En la declaración que hicieron pública tras la reunión -aparte de apoyar la reforma de Bolonia, recordar que ya ha sido asumida por 46 países y animar a toda la comunidad universitaria a participar activamente en la reforma-, los rectores afirman que su apuesta es "por la autonomía universitaria, por una Universidad de calidad, responsable, y comprometida socialmente".

E insisten en negar uno de los aspectos que más ha preocupado a los estudiantes: la mercantilización. Afirman que la CRUE defiende "la igualdad de oportunidades y los principios democráticos, una Universidad ajena a procesos de mercantilización de sus responsabilidades académicas" y que refuerce "su compromiso como servicio público".

Una reunión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).
Una reunión de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).RICARDO GUTIÉRREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS