Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estafa en Wall Street

Cosa de reputación

-Te llamo para decirte que has perdido los dos millones que tenías invertidos con Madoff.

-Eso es imposible. He estado con él hace unas semanas y me dijo que las cosas iban razonablemente bien, pese a la crisis.

-Pues lo has perdido todo.

-Imposible.

-De verdad. Era un gigantesco montaje, una pirámide, y Madoff está en la cárcel.

Al otro lado del teléfono no se escuchó nada. El gestor de patrimonios que describe esta situación real nunca hubiera imaginado que un día iba a hacer esta llamada. Pero lo ha tenido que hacer. El viernes pasado. El escándalo de Madoff no se llevará por delante el capital de las entidades afectadas, pero dañará la reputación de los que colocaron sus productos. Algo grave en un mundo en el que el buen nombre es uno de los activos más valorados.

El Santander y la sociedad M&B (Morenés Botín) son los que tendrán que dar más explicaciones a sus clientes. Fuentes de la entidad argumentan, en su defensa, que "los clientes que invierten en fondos de máximo riesgo, como era Optimal, no son pequeños ahorradores con escasa cultura financiera, sino personas preparadas que son conscientes de los riesgos que asumen. Además, se coloca una pequeña parte del patrimonio por si hay problemas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de diciembre de 2008