Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El euskera celebra su Día buscando afianzarse sin forzar voluntades

Sin forzar la voluntad de nadie y cada cual a su ritmo. Así es como deben ir acercándose al euskera los ciudadanos monolingües. Tal es la idea que presidió ayer los discursos del lehendakari, Juan José Ibarretxe; la consejera de Cultura, Miren Azkarate, y el viceconsejero de Política Lingüística, Patxi Baztarrika, durante la entrega en Vitoria del premio Ukan, que el Gobierno vasco concede a las empresas o asociaciones que se han distinguido a lo largo del año por impulsar el euskera. La celebración coincidió con el Día Internacional del Euskera.

La fiesta sirvió al tripartito para lanzar un mensaje conciliador a los ciudadanos que sólo hablan en castellano y ven con recelo el avance del euskera. Algo así, como que la implantación de la lengua vasca debe realizarse sin prisa, pero sin pausa, manteniendo la equidistancia entre la precipitación y la apatía. "El valor fundamental a preservar es la opción lingüística de cada ciudadano, incluso aunque no coincida en absoluto con la nuestra", subrayó Ibarretxe.

Varios actos sirivieron para festejar el Día Internacional del Euskera, destacando el que se celebró en la sede de la Lehendakaritza para entregar el premio Ukan, que en esta edición ha recaído en la asociación Arrasate Euskaldundu Dezagun. Entre sus méritos, Azkarate resaltó el de ser pionera en el movimiento de las asociaciones de euskera, su capacidad de innovación y su pluralidad.

Además, el Gobierno distinguió con menciones especiales a las empresas Eroski, Ikea y Microsoft. A Eroski por poner en marcha la edición en euskera de la revista dirigida al consumidor Consumer Eroski; a Ikea por desarrollar la versión en euskera de su catálogo anual y a Microsoft por comercializar las versiones en lengua vasca de,l sistema operativo Windows Vista y el paquete ofimático Office 2007. Del acto se eliminaron las actuaciones musicales y el contenido festivo por el asesinato en Azpeitia de Ignacio Uría. El discurso de Ibarretxe fue leído por la consejera de Cultura, ya que el lehendakari no pudo asistir al acto debido al atentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2008