Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra sucia contra el terrorismo

Defensa obligó en 2007 a autorizar uno a uno los vuelos a Guantánamo

EE UU tenía desde 2003 un permiso general que renovaba trimestralmente

En marzo de 2007, el Ministerio de Defensa decidió excluir los vuelos con origen o destino en la base estadounidense de Guantánamo (en territorio de Cuba) de la autorización genérica concedida para las escalas de aviones de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en las bases de Morón de la Frontera (Sevilla), Rota (Cádiz) o Torrejón de Ardoz (Madrid). Así figura en un escrito firmado por el presidente de la Sección Española del Comité Permanente Hispano-Norteamericano, el contraalmirante Francisco Hernández Moreno, remitido al Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional.

Defensa explica al juez Ismael Moreno que, desde el 11 de septiembre de 2001, existía una autorización genérica (blanket clearance) en apoyo a la Operación Enduring Freedom (Libertad Duradera), de lucha contra los talibanes y la red terrorista Al Qaeda, que se renovaba automáticamente cada mes.

"No hemos violado el convenio con España", declaró el Pentágono

El 21 de febrero de 2003, coincidiendo con la invasión de Irak, entró en vigor la reforma del Convenio de Cooperación para la Defensa negociada por el Gobierno de José María Aznar con la Administración de Bush. Una de las novedades de esta reforma fue pasar de las autorizaciones mensuales a las trimestrales. El 25 de marzo de 2003, se aprobó la blanket clearance SPAIN 01, que englobaba tanto la Operación Enduring Freedom como la Iraquí Freedom, de apoyo a la invasión de Irak. Ambas se transformaron, el 1 de enero de 2007, en la denominación conjunta de Operaciones en Oriente Medio.

¿Qué pasó ese año para que el Ministerio de Defensa decidiera excluir los vuelos a Guantánamo de la autorización SPAIN 01?

El 12 de febrero de 2007, EL PAÍS publicó un artículo titulado Estados Unidos utilizó las bases de Rota, Morón y Torrejón para sus vuelos a Guantánamo. En el mismo se informaba de que siete aviones militares norteamericanos habían hecho escala en las bases españolas en sus vuelos con origen o destino en la isla caribeña de 2002 a 2005. Era la primera vez que se advertía de que el traslado de personas ilegalmente detenidas no sólo se había realizado a través de los llamados vuelos de la CIA, que realizaban aviones civiles fletados por la principal agencia de espionaje de EE UU.

El contraalmirante Hernández dirigió un escrito al presidente de la Sección Norteamericana del Comité Permanente en el que le pedía que le confirmara que "en los [vuelos] realizados a/desde la base norteamericana de Guantánamo a las bases españolas, no se ha incumplido lo indicado en el artículo 25.2 del CCD" [Convenio de Cooperación para la Defensa], según el cual los aviones militares norteamericanos que hagan escala en España no pueden transportar "personalidades, mercancías peligrosas, ni pasajeros o carga que pudiera ser comprometida para España...". Obviamente, prisioneros ilegales serían pasajeros comprometidos.

El teniente coronel de la Fuerza Aérea Glenn A. Ferguson le respondió ese mismo día con un memorando en el que afirma: "Hemos cumplido escrupulosamente el Acuerdo de Cooperación de Defensa y no hemos violado el párrafo 2 del artículo 25".

A pesar de esa respuesta, el Ministerio de Defensa no se dio totalmente por satisfecho e impuso que, en adelante, los vuelos a Guantánamo fueran autorizados de uno en uno y, además, que la Sección Norteamericana confirmara por escrito y con carácter previo, no a posteriori, como hizo con todos los anteriores al 12 de febrero de 2007, que "no transportaban pasajeros ni carga que pudieran ser controvertidos para España".

En esas condiciones, se autorizaron dos nuevas escalas. La primera, de un avión C-17, que llega a Rota el 22 de junio de 2007 procedente de Sigonella (Italia) y despega el mismo día hacia Guantánamo. Estados Unidos declara que a bordo viaja personal del Pentágono. La segunda, también de un C-17 desde Sigonella, el 30 de septiembre, con fuerzas y material de Estados Unidos.

El ministerio "no tiene constancia"

El departamento que dirige Carme Chacón emitió ayer un comunicado en el que afirma:

- "El Ministerio de Defensa no tiene constancia de ningún vuelo o escala en territorio español por parte de aeronaves de las Fuerzas de los Estados Unidos de naturaleza ilegal".

- "A pesar de no haber sido solicitado expresamente por el juez, se ha remitido a la Audiencia Nacional toda la información relativa a los sobrevuelos de aeronaves de las Fuerzas de Estados Unidos con origen o destino en la base norteamericana de Guantánamo de los que se tiene constancia, los cuales han utilizado rutas a través de los espacios aéreos internacionales sobre el estrecho de Gibraltar".

- "El Ministerio de Defensa ha remitido a la Audiencia Nacional cuanta información ha solicitado sobre los vuelos de aeronaves de las fuerzas de Estados Unidos regulados por el Convenio de Cooperación y con origen o destino en Guantánamo, que hayan efectuado escalas en las bases de Morón, Rota y Torrejón".

- "El Ministerio ha actuado en todo momento, y va a seguir haciéndolo, con absoluta transparencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de diciembre de 2008

Más información