Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diagnóstico de la infección con VIH es tardío en casi la mitad de los casos

De cada dos personas a las que se detecta el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), en una de ellas el diagnóstico es tardío. Tiene el sistema inmunológico ya deteriorado y, por ello, un pronóstico mucho peor que a quienes se detecta la infección antes.

El consejero de Sanidad, Manuel Cervera, apeló ayer al test de detección del VIH como el mejor instrumento para combatir los casos tardíos y tanto él como el director general de Salud Pública, Manuel Escolano, insistieron en la importancia de someterse a la prueba que ofrece la red pública a través de los Centros de Información y Prevención del Sida (CIPS). Entre enero y octubre estas unidades han atendido a 13.037 personas, de las que 3.465 se hicieron el test y en 107 se detectó el virus.

No es lo mismo tener el sida que estar infectado. Una cosa es haber adquirido el virus y otra, padecer el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, que se desarrolla cuando el VIH ha reducido las defensas (en concreto cuando hay menos de 200 células de linfocitos T CD4 por mililitro de sangre) hasta el punto de que el cuerpo ya no es capaz de defenderse de a las llamadas infecciones oportunistas.

Los únicos datos oficiales que existen se refieren a las personas que han desarrollado la enfermedad. De acuerdo con los datos de la Consejería de Sanidad, son 6.150 entre 1984 y junio de 2008 en la Comunidad Valenciana. También se sabe que hay 7.541 personas en tratamiento con medicación antirretroviral en la red asistencial pública. Pero no hay datos de cuántas personas han dado positivo en las pruebas de detección y no han desarrollado la enfermedad. Y, evidentemente, menos aún de aquellos que son seropositivos y no lo saben.

Manuel Cervera anunció ayer que a lo largo del primer semestre del próximo año se pondrá en marcha un registro de personas infectadas que, manteniendo el anonimato de sus integrantes, servirá para contar con una información más ajustada de la presencia del virus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008