Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Icomos pide que Sevilla se declare patrimonio en peligro

La ONG que asesora a la Unesco se opone a la torre Cajasol

El comité español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), una ONG que asesora a la Unesco, hizo público ayer su informe sobre la construcción de la torre Cajasol en Sevilla -un edificio de 178 metros diseñado por César Pelli- en el que recomienda a la Unesco incluir a Sevilla "en la lista del patrimonio mundial en peligro (...) si no se retira la propuesta de construcción del rascacielos torre Pelli junto al centro histórico de Sevilla".

En el documento, de 31 páginas, Icomos recomienda también al Ayuntamiento "suspender la licencia de construcción de la torre Pelli por el impacto irreversible que tendrá en la percepción de y desde la Catedral-Giralda y el Alcázar".

Por su parte, la portavoz del Ayuntamiento y delegada de Cultura, Maribel Montaño, aseguró ayer que la torre Pelli "respeta la legalidad vigente escrupulosamente, así como lo que establece el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y se construye fuera del conjunto histórico".

Montaño se refirió también a las declaraciones del portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido, quien ha pedido públicamente al alcalde de Sevilla que sea menos "intransigente" sino quiere que la ciudad entre en la "lista negra" del patrimonio mundial. "El portavoz del PP usa un lenguaje que es propio de otro tiempo. Afortunadamente, en este país no existen ya listas negras. Sevilla está en una lista blanca de ciudades que son Patrimonio de la Humanidad y tenemos toda la confianza de que seguiremos en ella", apuntó Montaño, quien agregó que el Gobierno municipal aprobó el pasado viernes la creación de una Comisión Municipal de Patrimonio.

El informe de Icomos también le advierte a la Consejería de Cultura que "los efectos de un urbanismo (legal e ilegal) incontrolado (...) le toca ahora a las ciudades centrales y a sus antiguos paisajes históricos. La torre Pelli es un símbolo que abre la puerta a la verticalización de la ciudad, a la banalización de su paisaje y al inicio de un alejamiento del modelo de ciudad histórica europea".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2008