Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:gastronomía

¿Vino español? ¡'C'est bon'!

El escaparate francés de las producciones vinícolas de alta gama se abre por primera vez a las bodegas españolas

"Le Grand Tasting es, como los festivales de cine y música, un escaparate de las mejores producciones vinícolas". Así lo definen sus promotores, los gurús Michel Bettane y Thierry Desseauve, que dirigieron La Revue du vin de France y ahora editan una especie de Guía Michelin de los vinos (www.bettanedesseauve.com). Pero en Le Grand Tasting la película cuenta un viaje por los territorios mágicos de la uva. Y no es sólo para profesionales. El público curiosea copa en mano. Lo hicieron el pasado fin de semana en el Carrusel del Louvre de París varios centenares de personas. Por 20 euros, podían probar más de 300 referencias. "La crema de la producción francesa, 40 brillantísimos vinos de Italia y la élite de la viticultura española", explicaban los organizadores.

Y es que, en la tercera edición de esta gran cata, por primera vez había vinos españoles de alta gama. Un total de 20 bodegas, que integran la asociación Grandes Pagos de España (www.grandespagos.com), lucían sus joyas embotelladas. Aalto, Calzadilla, Can Ràfols dels Caus, Casa Castillo, Cérvoles, Dehesa del Carrizal, Dominio de Valdepusa, Enrique Mendoza, Fillaboa, Finca Sandoval, Finca Valpiedra, Guelbenzu, Luna Beberide, Manuel Manzaneque, Mas Doix, Mauro, Maurodos, Mustiguillo, Pago de Vallegarcía y Secantilla estaban en París dispuestos a la difícil pero no imposible conquista del mercado francés. Grandes Pagos comparte filosofía con los domaines y los terroirs. Los vinos de pago están elaborados con uvas de un solo viñedo y buscan la excelencia en la relación directa entre el vino y su lugar de procedencia. Aunque cueste la presencia en restaurantes, vinotecas como Lavinia París o grandes almacenes lanzados a la órbita culinaria como Lafayette Gourmet se rinden ya a la calidad y variedad (y precio asequible) de los vinos españoles. "¿Dónde lo venden?", "¿qué uva lleva?", "¿cómo se adaptan en España la chardonnay o la merlot?" "¡Qué interesante el tempranillo"...El público (muchos jóvenes) descubría y apuntaba en su Libreta del degustador direcciones, web, precios, origen... Los expositores sacaban las antenas: "Aquí se nota que hay cultura del vino", comentaba el presidente de Grandes Pagos, Carlos Falcó. Y mientras los aficionados descubrían vinos de garaje como Bad Boy, de Jean Luc Thunevin, o apuestas como La Petit Sibérie, exquisito cien por cien garnacha de una tierra difícil, los expertos levitaban con una cata de cosechas peculiares de 1959 a 1998: champán, riesling, pinot noir, sauternes... Aromas y sensaciones para descorchar en la memoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 2008