Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN

Ciencia recorta los fondos para divulgación

Las casi 70 unidades de cultura científica (UCC) creadas en universidades y centros de investigación de toda España con ocasión del Año de la Ciencia se han quedado de golpe sin el personal contratado para su puesta en marcha, que en su mayoría llevaba trabajando menos de un año.

Las UCC nacieron como una herramienta para promover el objetivo entonces considerado prioritario de divulgar la ciencia. Se pretendía consolidarlas como una estructura estable que funcionara en Red, y el pasado año la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) concedió ayudas a las UCC específicamente para contratar personal dedicado a divulgación. Sin embargo, en octubre, pocos días antes de la fecha del final de estos contratos y cuando las unidades esperaban una renovación, el nuevo director general de la Fecyt, Juan Tomás Hernani -en el cargo desde julio-, les informó por correo electrónico de que no habría prórroga alguna.

De un día para otro

"Ha sido una desagradable sorpresa y una pena, porque estábamos funcionando muy bien", señala la responsable de la unidad de una universidad madrileña. "Con más tiempo podríamos haber buscado financiación para mantener nuestro personal, pero de un día para otro es imposible. Ahora no producimos ni la mitad del trabajo".

Lo cierto es que en ningún momento se duda del valor de las unidades de cultura científica. En la carta, Hernani califica muy positivamente su labor pero un párrafo después se puede leer: "(...) en relación con la última comunicación enviada desde la Fecyt donde se anunciaba la posible firma de un nuevo acuerdo para dar continuidad a las UCC, le comunicamos que dicha prórroga no será posible debido a los ajustes presupuestarios (...)".

Por teléfono, Hernani da otra explicación: "La Fecyt no puede asumir la responsabilidad laboral de 70 instituciones, sería construir sobre arenas movedizas precarias, y nosotros queremos una estructura estable". Según Hernani, "no se busca cerrar las UCC sino todo lo contrario, potenciarlas", sólo que se financiará "por proyectos en vez de por personas". Pero en las instituciones lamentan la pérdida de personas que habían superado ya una curva de aprendizaje y que se haya interrumpido un trabajo que empezaba a dar frutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 2008