Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez advierte que "la revolución está armada"

El presidente amenaza con intervenir si retrocede en las elecciones regionales

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha vuelto a la carga. "Ésta es una revolución que está armada y el pueblo está dispuesto a defender el proceso revolucionario. No se equivoquen", le advirtió el pasado martes a los partidos de oposición durante un acto oficial. Es la cuarta vez en menos de un mes que Chávez amenaza con recurrir a la fuerza militar o con encarcelar a dirigentes opositores si, en las elecciones regionales del próximo 23 de noviembre, su partido pierde en Estados que él considera claves para la consolidación del socialismo.

La ofensiva presidencial comenzó a principios de octubre, en medio de denuncias efectuadas por el partido del Gobierno sobre un supuesto plan de magnicidio, en el que Chávez ha involucrado alternativamente a gobernadores opositores y disidentes de la alianza oficial. El blanco de sus ataques han sido los Estados de Zulia y Nueva Esparta, controlados por la oposición tradicional; y Sucre, Guárico y Carabobo, donde gobiernan disidentes del chavismo.

El domingo, durante un acto de campaña en el Estado de Carabobo (al oeste de Caracas), dijo a los electores que "si permiten que la oligarquía (...) regrese a la gobernación, a lo mejor voy a terminar sacando los tanques de la Brigada Blindada para defender al Gobierno revolucionario y para defender al pueblo".

Ese mismo día, ordenó la toma militar de un aeropuerto en el Estado de Sucre, gobernado por Ramón Martínez, a quien calificó de "asqueroso traidor". Dos semanas antes, el 24 de octubre, había dicho que, en el caso de que el opositor Manuel Rosales y sus candidatos obtuvieran mayoría de votos en el Estado petrolero de Zulia, "tendríamos que empezar a hacer un plan, incluso militar". En otro mitin electoral, en el Estado de Nueva Esparta, también ordenó a la Guardia Nacional vigilar los movimientos del gobernador y candidato a la reelección, Morel Rodríguez, a quien acusó de conspirador.

La oposición califica de "guerra sucia" la actitud del presidente, y la atribuye a la posición desfavorable en que se encuentra el chavismo en algunos Estados. "La verdad duele, [en Sucre] estamos un 45% por encima [del partido del presidente], y eso provoca la actitud de Chávez", ha dicho el gobernador Ramón Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 2008