Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Inversión gigante, taquilla ínfima

'Sangre de mayo', de Garci, costó 16,5 millones y ha recaudado 700.000 euros

Recolóquese el retrovisor en su punto justo, échense la vista y el oído atrás y recuérdense -hace cosa de un mes- las palabras lastimeras de un director de cine muy decepcionado por no haber gozado del presupuesto adecuado para su gran obra: "Con más presupuesto podríamos haber hecho cosas mejores, habríamos rodado con más medios las secuencias de guerra, pero así son las cosas". Ese director se llamaba José Luis Garci y ese presupuesto manifiestamente insuficiente ascendía a 15 millones de euros, 16 millones y medio si se incluye la campaña publicitaria.

Lo que son las cosas: 16 millones y medio de euros de coste y... 700.000 euros de taquilla. Sangre de mayo fue estrenada el pasado 3 de octubre con 220 copias. De ellas, tan sólo siete sobreviven en los cines españoles. Es complicado encontrar casos tan flagrantes como éste de contraste entre lo gastado y lo recaudado.

Pero hay que recordar que, en el caso del multitudinario estreno de este fresco histórico de la resistencia madrileña ante el invasor francés, la inversión se había efectuado a fondo perdido: a fondo perdido y con dinero público. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y productora cinematográfica in péctore de este filme, ya sabía que la amortización de esta inversión no iba a llegar en forma de dividendos, sino bajo el formato del prestigio político. "Fue una inversión a fondo perdido, sí, la Comunidad podía haber hecho un monumento al Dos de Mayo... pero decidieron hacer una película", comenta indignada una de las personas que más de cerca siguieron el proceso de Sangre de mayo.

La película de Garci -que fue preseleccionada para los Oscar y luego se cayó del cartel en favor de Los girasoles ciegos- contó con 30.000 metros cuadrados de decorados, 9.000 figurantes y 1.500 figurines, además de 50 caballos. Al parecer, nada de eso bastó para que José Luis Garci hiciera la película que en realidad hubiese querido hacer: "Para que se hagan una idea, esta película tiene la mitad del presupuesto que tuvieron películas como Alatriste o Los fantasmas de Goya". Sin embargo, para los responsables de la Comunidad de Madrid y de Telemadrid, la película protagonizada por Quim Gutiérrez y Paula Echevarría basada en La Corte de Carlos IV y El 19 de marzo y el 2 de mayo, de los Episodios nacionales de Pérez Galdós, era "una prioridad absoluta".

En principio, la idea de los responsables de la Comunidad de Madrid era acompañar el preestreno comercial de la cinta en el cine Callao con una gran fiesta en la sede de la presidencia de la Comunidad, situada en la Puerta del Sol. Para ello, se iba a extender una alfombra roja a lo largo de toda la calle Preciados, entre el mencionado cine y la sede presidencial -unos 350 metros-, para que los invitados transitaran por ella, idea que finalmente fue desechada. El dinero para Sangre de mayo ya estaba agotado. No quedaba presupuesto para fiestas. El proyecto de Esperanza Aguirre y la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad, era que Sangre de mayo fuera estrenada el 2 de mayo. Llegó a los cines con un retraso de cinco meses.La película fue estrenada hace un mes con 220 copias; sobreviven siete

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de noviembre de 2008