CiU e ICV se acusan de frenar el Pacto de Infraestructuras

El Pacto Nacional de Infraestructuras es una de las prioridades del Gobierno tripartito de la Generalitat y a mitad de mandato aún no se ha sellado. Por ello, el secretario general adjunto de Convergència, Felip Puig, decidió cargar contra el Gobierno catalán y le pidió firmar dicho acuerdo en noviembre. Puig lamentó el "bloqueo ideológico" en el que se encuentra el Ejecutivo catalán por culpa del congreso de ICV, que tendrá lugar entre el 21 y el 23 de noviembre en Sabadell.

La réplica a Puig la dio primero el portavoz de ICV en el Parlament, Jaume Bosch, que expuso que su formación no puede firmar el Pacto de Infraestructuras porque no tienen "ninguna propuesta en firme" para analizar, por lo que difícilmente pueden retardar su firma, argumentó el dirigente ecosocialista. Bosch alertó de que la asamblea de ICV no modificará sus posiciones ya "conocidas" en materia de infraestructuras, ni tampoco en lo relativo a la Ley de Educación de Cataluña (LEC) y sobre el modelo de país.

Finalmente, el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, negó que el congreso de ICV bloquee la firma del Pacto de Infraestructuras. "De momento, que yo sepa, el único que pone condiciones y tiende a la dilación y al retraso -del pacto, en proceso de alegaciones- es CiU", censuró el consejero Nadal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de noviembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50