Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azaña ya tiene tumba digna en Montauban

Francia realza el lugar donde yace el ex presidente español

Los visitantes se quejaban de lo difícil que era de localizar su tumba en el cementerio municipal de Montauban (al sur de Francia). Izquierda Republicana lamentaba en su página web que estuviera mal señalizada. Desde el pasado sábado, el lugar donde yace Manuel Azaña, el último presidente de la II República, se identifica con más facilidad.

Una estela del escultor francés Christian André-Acquier realza la tumba de Azaña, que falleció en Montauban en noviembre de 1940, sometido a la estrecha vigilancia del régimen colaboracionista de Vichy. La obra fue destapada el sábado, con motivo de un homenaje al célebre exiliado organizado por la asociación Presencia de Manuel Azaña.

"Estamos aquí, aquellos que queremos a la República (...), para rendir un homenaje a su último presidente", afirmó Jean-Michel Baylet, presidente del Consejo General (diputación) del departamento del Tarn-et-Garonne.

Su padre fue, hace 60 años, uno de los que ayudó a Azaña a instalarse en Montauban. "Tantos años después, no hemos olvidado y continuamos el combate por aquellos valores, aquellos que encarnaba el presidente de la República española", añadió. "Que descanse en paz en una tumba digna de él", concluyó Baylet.

La lápida de granito con el nombre del difunto, los años que vivió (1880-1940) y el descolorido escudo de España tapados, a veces, por unas rosas de plástico con los colores de la República, han quedado enaltecidos por un pequeño monumento.

Autoridades francesas

La piedra de la estela está partida, para simbolizar el desagarre de un pueblo, y salpicada de incrustaciones de cristal con las que el artista ha querido transmitir un mensaje de esperanza.

Además de los miembros de la asociación que recuerda la memoria de Azaña, al acto asistieron el sobrino del presidente, Enrique de Rivas, autoridades locales francesas, hijos de exiliados republicanos y un reponsable del Instituto Cervantes de Toulouse como representante de la administración española.

Ayer concluyó también en Montauban el seminario Manuel Azaña y la cuestión laica, subvencionado con 5.000 euros por el Consejo General del departamento francés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de octubre de 2008