Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falsos médicos ejercían con títulos

comprados por 18.000 euros La policía desarticula una red que vendió 42 diplomas homologados fraudulentos

Ejercer como médico en la sanidad privada le cuesta a un español seis años de estudio. Pero a la mitad de los 27 detenidos y 18 imputados en las últimas semanas por la Policía Nacional en una operación contra una red de títulos universitarios falsos les costaba en torno a 18.000 euros. Uno de ellos, incluso, que ejercía en una residencia de la tercera edad de Villafranca de los Barros (Badajoz), tenía un proceso abierto por un posible caso de mala praxis al recetar un fármaco que casi les cuesta la vida a dos ancianos, explican fuentes de la investigación que señalan al cacereño Juan Carlos Cofrades. En la operación, la mayor contra este tipo de delitos, se han interceptado 42 títulos falsos, también de Fisioterapia, Psicología, Farmacia o Derecho, entre otros.

La mala práctica de un impostor casi cuesta la vida a dos ancianos

Los acusados, todos españoles menos tres de origen latinoamericano, consiguieron sus diplomas a través de dos academias. Una ubicada en Alicante y la otra, en Málaga, ofrecían habitualmente cursos de acupuntura o medicina china, explica la policía, y sus responsables (Eduardo Pérez y Millan, de la alicantina, y José Lozano Márquez, de la malagueña) habían creado falsas universidades virtuales para justificar unos diplomas supuestamente emitidos en dos universidades de Lima (Perú), donde la policía esperaba ayer que se produjeran tres detenciones más.

Estas personas se hacían presuntamente con papeles oficiales de las universidades de San Martín de Porres (privada) y la Nacional Mayor de Perú (pública), para confeccionar los títulos falsos. La universidad pública negó ayer en un comunicado estar "involucrada con cualquier red o mafia de España o cualquier otro país, que esté traficando con títulos falsos", y se ofreció a colaborar en cualquier investigación.

Entre la documentación fraudulenta se incluían certificados de cargas horarias de las asignaturas, certificados académicos con los contenidos de esas materias e, incluso, resoluciones del rector, elementos clave de comprobación a la hora de que el Ministerio de Educación, ahora el de Ciencia e Innovación, homologue títulos universitarios extranjeros. De hecho, los 42 títulos que ha descubierto la policía estaban homologados y alrededor de la mitad de sus dueños, incluso, se habían colegiado. En las investigaciones posteriores -que comenzaron con la detención de dos falsos fisioterapautas en San Sebastián que confesaron cómo habían conseguido su diploma-, se descubrió que los papeles tenían siempre el mismo sello de salida. Esto lo descubrió recientemente el Ministerio de Ciencia e Innovación que, tras una denuncia de los colegios de médicos, paralizó los procesos que aún estaban pendientes y revisó todas las procedentes de Perú hechas anteriormente.

El secretario general de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín, aseguraró ayer que "las prácticas fraudulentas son una constante" y que una de las tareas de los colegios profesionales es combatirlas. Rodríguez Sendín aseguró que se investigan al año alrededor de un millar de incidencias y que hacen consultas constantes a las universidades de origen y a bases de datos internacionales sobre los títulos sospechosos. "Se da una inscripción provisional mientras se investiga con calma todo esto", explica Rodríguez Sendín después de asegurar que ya tenían uno de estos casos detectados en Córdoba. "La noticia es que los controles funcionan", apostilla.

Probablemente lo que causa más alarma de esta situación son los médicos que han llegado a ejercer con un título falso -en una clínica estética de Fuengirola, uno de ellos estaba practicando liposucciones e inyectando botox de bajísima calidad-, pero el hecho es que los fraudes de todo tipo de títulos ha proliferado en los últimos años, ya sean falsificaciones, diplomas de universidades inventadas o papeles obtenidos, como en este caso, de forma fraudulenta de campus reales. La ONU denunció en 2007 que unas 800 universidades falsas venden títulos a través de la Red, y la cifra de títulos falsos detectados por el Gobierno en el proceso de homologación en noviembre de 2007, se había triplicado con respecto a los años anteriores. Y eso que la cifra total era de 20.

Ocho carreras

- Entre los 40 títulos falsos intervenidos se encuentran las carreas de Médico Cirujano, Psicólogo, Fisioterapeuta, Farmacéutico, Abogado, Ingeniero Forestal, Administración y Dirección de Empresas y Nutricionista.

- Lo acusados han sido detenidos en San Sebastián, Alicante, Málaga, Madrid, Jaén, Ponferrada, Zamora, Sevilla, Cáceres, Mallorca, Granada, Barcelona, Coruña, Albacete, Badajoz, Córdoba y Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de octubre de 2008

Más información