La Mafia planea matar a Saviano antes de Navidad

Un arrepentido revela que quiere volar por los aires al escritor de 'Gomorra'

Hacerlo saltar por los aires junto a sus escoltas antes de Navidad. Ése es el plan de la Camorra napolitana para acabar con la vida de Roberto Saviano. El escritor, de 29 años, es el autor de Gomorra, el libro-reportaje (y luego obra de teatro y película) que ha dado a conocer al mundo el entramado del clan de los Casalesi, el más poderoso y violento de la Campania.

El delator, primo del jefe del clan Casalesi, dice que el libro ha hecho mucho ruido
La idea de la Camorra era atentar en la autopista entre Nápoles y Roma
"Un país normal no puede aceptar que un escritor viva así", opina Veltroni
Más información

Desde su publicación, hace dos años, Saviano vive blindado día y noche por un equipo de cinco carabineros. Ahora, el arrepentido de la Camorra más veterano y creíble, Carmine Schiavone, familia directa del jefe del clan, Francesco Schiavone, ha revelado que los Casalesi consideran que "el libro ha hecho demasiado ruido" y han urdido el plan para asesinar al escritor.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El pentito es primo del superboss de Casal del Príncipe, Francesco Schiavone, apodado Sandokán por su parecido con el actor Kabir Bedi, y hoy en la cárcel. La decisión habría sido tomada por unanimidad entre todas las familias del clan. Hay que acabar con Saviano y, si es necesario, también con los que le protegen, ha dicho Carmine Schiavone, que vive desde 1993 bajo identidad falsa en un lugar secreto.

La idea es realizar un atentado espectacular en la autopista A-1, durante uno de los viajes que el escritor realiza entre Nápoles y Roma. Saviano tiene un apartamento en Roma, y en Nápoles no ha logrado que nadie se lo alquile, por lo que duerme en un cuartel policial.

La fiscalía antimafia de Nápoles tiene abierta una investigación sobre las amenazas a Saviano desde 2006, y ahora, tras la filtración de esta nueva amenaza, medita aumentar la escolta al escritor. Saviano se reunió ayer con el fiscal Franco Roberti, y éste le aconsejó que se marche de la ciudad por un tiempo. A través de su portavoz, Saviano reiteró a este diario que no se irá: "No es que le apetezca estar por aquí, pero cree que irse ahora sería ceder al chantaje de los Casalesi", explicó.

En cualquier caso, añadió, Saviano pasará bastante tiempo fuera de Italia en los próximos meses, porque tiene compromisos literarios en distintos países. Aunque leyendo Gomorra, que es un completo resumen de las conexiones internacionales de la Camorra, resulta aventurado afirmar que esté del todo seguro en el extranjero.

"Han sido dos años bajo escolta, años duros", explicó el escritor el lunes, día de su 29º cumpleaños y segundo aniversario de su "nueva vida" bajo la fetua camorrista. "Al principio te parece que será imposible vivir, todo lo cotidiano se desvanece y te das cuenta de que las cosas sólo pueden empeorar porque vives continuamente bajo sospecha, en absoluta soledad mientras las personas que están a tu alrededor desaparecen".

A falta de verificar los detalles del soplo de Schiavone, que extraña a los investigadores sobre todo porque es el arrepentido vivo más antiguo y conocido de la Camorra, los magistrados de Nápoles están convencidos de la seriedad de las amenazas y manejan también algunas cartas anónimas juzgadas como fiables.

Giovandomenico Lepore, fiscal de Nápoles, dijo ayer que aunque Campania está ahora más vigilada que nunca, "contra los Casalesi se ha vencido una batalla, pero no la guerra". En los últimos meses, el llamado grupo de fuego del clan casertano ha asesinado a 18 personas en la región. "Es un momento crítico, no sólo arriesga Saviano", señaló otro fiscal, Marco del Gaudio.

Schiavone se arrepintió en 1993, y fue clave para construir el maxiproceso Spartacus, cerrado con 27 condenas a cadena perpetua en julio. Las autoridades están reuniendo mucha información nueva sobre la Camorra a raíz de las detenciones de hace dos semanas, cuando cayeron, entre otros, tres autores materiales de la matanza de seis inmigrantes africanos en Castelvolturno.

El líder de la oposición, Walter Veltroni, expresó ayer su solidaridad con Saviano. "No se puede considerar una cosa normal que un escritor tenga que vivir años con escolta porque su vida está en peligro. Un país normal no puede aceptarlo".

El escritor Roberto Saviano (en el centro), camina escoltado por la policía el pasado junio en Nápoles.
El escritor Roberto Saviano (en el centro), camina escoltado por la policía el pasado junio en Nápoles.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción