Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas deberá explicarse ante su partido por los escándalos de corrupción

El PP considera ya imprescindible que el ex presidente balear Jaume Matas "se explaye" y "clarifique" ante sus compañeros los sucesivos escándalos de corrupción que han llevado a la cárcel a un ex director general y dos ex directores gerentes de empresas públicas del anterior Gobierno balear. Y Matas está dispuesto a dar "cualquier tipo de explicación", según Román Piña, responsable del nuevo comité de ética que se ha creado para intentar atajar el eco de los escándalos encadenados. En el comité de ética, además de Piña, están una ex consejera de Matas, Pilar Ferrer, y el abogado defensor de la mayoría de imputados del PP, Rafael Perera.

El PP necesita que se cambie el foco de la atención política en Baleares y alejar la imagen que los vincula con los casos de corrupción. La última de las escenas publicadas ha sido demoledora: la ex alto cargo de Matas Antònia Ordinas rodeada de policías y el fiscal desenterrando en su jardín una fortuna amasada en cohechos: 240.000 euros.

En diferentes juzgados de Palma y en la Fiscalía Anticorrupción se investigan hasta cuatro causas que aluden a supuestas ilegalidades en la gestión del anterior Gobierno de Matas. Un ex consejero, en cuyo departamento estalló uno de los escándalos, fue el que, al ser invitado a comparecer ante el comité de ética, emplazó al PP a que invitara a Matas a dar la cara.

Sin defensores

Jaume Matas se da por enterado y comparecerá, según dijo Piña en la radio Ib3. El ex presidente y ex ministro de Medio Ambiente abandonó la política activa en el verano de 2007 tras perder el Gobierno balear y se instaló en Washington para dedicarse a los negocios privados.

Nadie defiende a Matas y él se siente al margen de la realidad balear. La presidenta del PP, Rosa Estarás, persona de confianza de Matas -la designó para sucederle y fue vicepresidente de su Gobierno-, cansada por la catarata de asuntos graves, ya dice que no pone la mano en el fuego por "nadie" de su partido. El comité de derechos y garantías del PP quedó superado. En tres días de reuniones expulsó la semana pasada a cinco militantes y ex altos cargos detenidos por el último caso destapado. En tres meses son once los afiliados expulsados o expedientados tras haber sido detenidos e imputados en diferentes causas por corrupción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de octubre de 2008